jueves, 15 de septiembre de 2016

¿Es "Sufre Mamón" enaltecimiento de delitos?

Este texto no pretende buscar polémica sino hacer un análisis serio de la letra ni de ninguna problemática social. Solo de hacer unas risas.

Una tira cómica en el muro de una amiga en Facebook sobre esta canción (que es producto de su época y hay que tomar como lo que es, una canción cómica), en la que un chico lamenta que su novia haya decidido dejar su relación para iniciarla con otra persona y él clama su aparentemente ridícula venganza, me ha hecho ponerme a mirar la cantidad de ilícitos en los que incurre el protagonista de la canción y no son pocos. 


Si vemos la letra, de la expresión "Voy a vengarme de ese marica" se infiere claramente un delito de odio con homofobia, y una cierta dosis de incoherencia (tan marica no será si se lía con su ex-novia, digo yo). 

La repetición constante (no menos de seis veces) de la expresión "Sufre mamón", con la que el cantante manifiesta de forma reiterada su deseo de provocar sufrimiento a la víctima permite aplicar una agravante clara de ensañamiento. 

Seguimos y otra frase que repite mucho es "Devuélveme a mi chica", a lo que no cabe otra cosa que estimar cuando menos un delito de Coacciones, aunque no hacia él sino hacia ella, contra cuya libertad sexual parece tener un claro problema, reduciéndola además a algo que se "quita" y se "devuelve". 

Continuando con los funestos planes del sujeto, expone claramente que "voy a llenarle el cuello de polvos pica-pica". Habría que ver los efectos sobre la salud que pueda tener dicha sustancia para ver si estamos ante actos preparatorios de un delito de lesiones, pero ha dejado clara su intención: quiere que sufra. 

En el apartado de daños contra la propiedad hay dos frases muy elocuente. Una es "Le he quemado su jersey", lo que supone una falta (que podría ser delito según el valor de dicho jersey y los medios empleados para quemarlo) consumada de daños dolosos, sin discusión. La otra es "Voy a destrozarle el coche", lo que si duda es la preparación de delito de daños. Con las posibles agravantes de premeditación y nocturnidad, según se desprende de la expresión "lo tengo preparado ¡voy esta noche!". Dichas agravantes no vienen recogidas en el Código Penal, pero queda chulo mencionarlas. 

La cosa se agrava cuando no contento con sus actos, el sujeto se dedica a amenazar de muerte a su víctima ("lo siento nene vas a morir") Aquí poca duda cabe. 

Si seguimos con un análisis de las expresiones vertidas, de la frase "volverá conmigo, volverá algún día... " podría entenderse que hay acoso hacia ella, y seguramente esté vulnerando varios artículos de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. 

Por último, el uso reiterado de términos despectivos como "marica", "niño pijo", "nene" y sobre todo "mamón", podrían entenderse cuando menos como un atentado al honor y una falta leve de injurias. 

En conclusión, una calificación previa de los hechos y la gravedad de los mismos, lleva a que lo más oportuno es solicitar prisión provisional para el acusado, por la presunta comisión de unos cuántos tipos delictivos.
Publicar un comentario en la entrada