martes, 26 de abril de 2011

La legión del águila

Una opción lógica para Semana Santa: ver una de romanos.

Ambientada en el Imperio romano, y con una premisa basada en hechos historicos, nos narra que que una legión se pierde en tierras britanas sin dejar rastro, y con ella su estandarte. El águila a la que se refiere el título.

Años más tarde, un valeroso centurión romano (hijo del desaparecido comandante) y su fiel esclavo Esca se ven abocados a la misión suicida de internarse en territorio enemigo y recuperar el símbolo de la legión.

Esto, que bien podría ser el argumento de una película del oeste, es una película de aventuras a la vieja usanza, en la que el valor, el honor y la transicón del desprecio a la admiración mutua y la camaradería son el motor de la película.

Un inicio algo dudoso, en el que cuesta comenzar a empatizar con el personaje principal, nos pone en seguida en situación con una emocionante batalla, y nos entrega a la historia, que realmente empieza con la aparición de Esca (el niño de Billy Elliot y futuro Tintín, por cierto), verdadera alma mater de la historia. Y a partir de ahí la película adopta una espiral ascendente que nos conduce a un final que no por previsible desmerece a lo demás.
Publicar un comentario