lunes, 26 de mayo de 2014

Con Internet

Y tras el desorden, se adivina una tele.

Aún faltan un par de arreglos y terminar de mover las cosas, más la nada apasionante tarea de ordenar todo lo que está empaquetado en cajas, pero esto está ya casi hecho. Y otro paso de la recta final ha sido instalar Internet (con los extras, como telefonía fija y televisión), lo que hace de este inmueble una casa perfectamente habitable. Salvo por el terrible desorden que sufre ahora mismo, inherente a lo que es una mudanza.

Por tanto, esta es la primera entrada que escribo desde mi nueva casa, lo que abre también una nueva etapa para este blog.
Publicar un comentario