viernes, 30 de mayo de 2014

La culpa no fue del cha-cha-cha

Foto del denunciante, que no quiso a dar a conocer su identidad.

Tras una dura batalla legal que ha durado nada menos de 25 años, finalmente el Tribunal Supremo fallaba a favor del Chachachá, exculpándolo de toda responsabilidad y revocando así la sentencia que dictó en primera instancia el Juzgado de instrucción de Caligari.

"Ha sido un infierno lleno de trámites judiciales e interminables procesos, pero no queríamos renunciar a demostrar ante todo el mundo la inocencia de nuestro defendido", afirmaba  abogado del Gabinete E. Jorrín.

"Ha sido terrible, pero por fin veo la luz al final del túnel", decía el Chachachá casi entre lágrimas, al escuchar el fallo que ponía fin a 25 años del calvario que empezó a raíz de una denuncia anónima interpuesta en un nightclub cubano, por hechos sucedidos en la arena, y que debido al secreto de sumario aún a día de hoy no han sido esclarecidos. Pero fuentes bien informadas afirman que era una noche que hacía calor.

La primera sentencia declaraba claramente al Chachachá culpable de los hechos, siendo además una sentencia muy aclamada, que contó con el beneplácito de la afición. Sin embargo, el Chachachá en ningún momento se rindió y en todo momento hizo frente a la situación con torería y valor, lo que le ha llevado a conseguir su ansiada inocencia, 25 años después.

La noticia es, sin lugar a dudas positiva. Sin embargo, esto nos deja abierta una evidente incógnita: ¿si la culpa no fue del Chachachá, de quién fue?

El Ministerio de Justicia estudia reabrir la causa, perfilándose como principales sospechosos el Merenge, la Salsa y la Bachata, aunque el ex-ministro Ángel Acebes ha manifestado que no se debe descartar que la culpa fuera del Aurresku.
Publicar un comentario