miércoles, 24 de junio de 2015

Empezando Borderlands

Imagen icónica.

Tal vez movido por el impulso de haber visto Mad Max la semana pasada, tal vez no, me pongo a jugar ahora este juego, que tiene ya sus 6 añitos y que llevaba también un tiempo largo en mi cuenta de Steam. ¿Por qué ahora? ¿Y por qué no?

Con una estética muy de cómic, Borderlands es un shooter con "elementos de rol", es decir, puntos de experiencia que obtienes al matar enemigos y hacer misiones, muy en la línea de otros juegos como Fallout o Dead Island, pero con esa estética y ese ambiente tan peculiares, y sobre todo con un curioso sentido del humor, que es lo que me ha llamado.

Uno de los teóricos alicientes del juego, que no pienso probar porque no me llama lo más mínimo, es su modo de juego cooperativo, que permite conectarse con hasta otros tres jguadores en Internet e ir avanzando, pero la verdad, mi alergia al multiplayer online y sobre todo el que prefiera ir jugando mi partida y a mi pedo, hacen que me decante por una partida singleplayer y me quede tan a gusto, sin depender de nadie ni fastidiar la partida de nadie.

Dicen que el bueno es el Borderlands 2, pero como buen completista, primero daré caña al 1. Además, a saber si el Borderlands 2 funciona en mi ya un tanto cascado ordenador. De momento, a matar skags y mercenarios.
Publicar un comentario