jueves, 18 de junio de 2015

It Follows

Un poco de carnaza, para alegrar la vista.

Un soplo de aire fresco en el cine de terror, con una idea original que bien podría significar el inicio de una saga de esas en las que cada película, como mandan los cánones, es peor que la anterior.

It Follows, con sus grandezas y sus miserias (la escena de la piscina es de auténtica vergüenza ajena. En serio, ¿a quién se le ocurrió que era una buena idea meterse en una piscina olímpica y rodearse de electrodomésticos enchufados?) es una película muy entretenida y que consigue ser también perturbadora, transmitiendo parte de la angustia que sufren los personajes.

¿De qué va? It Follows es una especie de "tú la llevas", donde una maldición que se transmite, bueno, todos sabemos qué es lo que nunca hay que hacer en las películas de terror y hace que el que la lleve reciba de vez en cuándo la visita de "alguien". Ese "alguien" adquiere cada vez una forma distinta y se caracteriza porque solo la víctima lo ve, y no se detiene ante nada. Avanza despacio, silencioso e imparable. Pero si te pilla date por jodido. Es un enemigo del que es extremadamente fácil huir, pero siempre vuelve, y vuelve, y vuelve...

Con esto nos dan escenas de auténtica tensión, sobre todo con algunas de las apariciones más perturbadoras del acosador, que da verdadero mal rollo. A esto le sumamos algunos elementos imprescindibles del cine de terror (¡jamelgos y jamelgas!), pero también se atreve a romper alguna regla del género, como que por ejemplo, y aquí nos podríamos estar metiendo en el terreno del spoiler, que resuelvan la trama con un poco de sentido común, aunque también nos muestra que con esta maldición nunca podrás volver a estar tranquilo del todo.

Si la película tiene éxito, vaticino que tendrá multisecuela, ya que se presta muchísimo y dejan la cantidad suficiente de cabos sin atar como para seguir tirando de la historia. Y serán una ponzoña, como manda la tradición, pero esta me ha gustado.
Publicar un comentario