domingo, 6 de abril de 2008

Victorioso viaje (90-93)

Miembros de la Piña en las afueras del estadio.


Escribo estas líneas desde Madrid (Valdemoro para más señas) donde me vine ayer para ver el partido que midió al Estudiantes contra el iurbentia, partido en el que la victoria nos dejaba muy, muy cerca de los Play-off.

El viaje se iniciaba el sábado a la mañana (con lo divertido que resulta levantarse a las 9 de la mañana habiendo ido a dormir casi a la 6) en el autobús, con el resto de componentes de la Piña, viaje que alterné entre leer, charlar y dormir, alternando con acordarme de las señoras madres de unos tipos que se debían de pensar que iban solos en el autobús y se dedicaban a radiar su partida de PSP a todo el bus.

Llegados a Madrid, se pudo ver la capacidad de liderazgo que tiene la Piña, plasmada en el momento en el que buscando un bar, echamos la vista atrás y observamos a toda una marabunta de bilbaínos siguiéndonos, como si supiéramos a dónde íbamos.

A las 7 empezaba ya el partido, un encuentro con más emoción de la necesaria, donde los despistes ofensivos de nuestros jugadores, un inspiradísimo Sergio Sánchez, y un más que discutible arbitraje (esto último siempre desde el poco fiable prisma de la subjetividad) pusieron en apuro al conjunto del botxo, que llegó a arrastrar desventajas de hasta 12 puntos pero que finalmente supo imponer su superior calidad y se llevó el gato al agua.

Tras el partido, ya en el terreno extradeportivo, aprovechando que estaba en Madrid, pude quedar con algunos amigos de aquí y salir un rato de fiesta.

Y luego a la tarde me espera una apasionante vuelta en autobús. Menos mal que me he traído la Nintendo DS y 1984. Y que, bueno, cuando se gana el partido siempre es más agradable el viaje de vuelta.

¡Los Play-Off están my cerca!

Publicar un comentario