miércoles, 9 de diciembre de 2009

Superávit funcionarial

El artículo aquí.

Ser funcionario es un chollo, no seré yo quien lo niegue, pero tiene una desventaja, que es la de estar siempre en el ojo del huracán, sobre todo de las envidias y tal, y de los comentarios que denostan el trabajo de uno con el "pse, eres funcionario", como si eso significara "no trabajas y te regalan el sueldo".

De ahí, viene el eterno debate de si es necesario tanto funcionario, o de si sería mejor privatizarlo todo (mucho mejor así, hombre, que en vez de por oposición se accedería a la función pública por ser "amigo de" o "hijo de"), y que si así se aligeraría el gasto público, se sanearía la economía, etc... (pues de todos es sabido que los funcionarios no pagamos impuestos, hombre)

Pero no es mi intención entrar a debatir esto, para eso hay otros foros, sino reseñar el detalle anecdótico de un artículo que pululaba por Internet, censurando la excesiva cantidad de empleados de la empresa pública, y que de forma evidentemente involuntaria inflaba las cifras hasta unas cantidades un tanto desorbitadas.

301 millones de funcionarios, que para unos 45 millones de habitantes que tiene España, da una media de 7 funcionarios por habitante, más o menos. No está mal, hombre. pero me pregunto de dónde los sacan. Me puedo imaginar cómo serían las oposiciones, "se convocan 75.000 plazas, para 1000 candidatos". Sería como que más fácil, ¿no? Eso, o que cada funcionario ostenta su docena larga de puestos, "soy auxiliar administrativo de Gobierno Vasco, administrativo en la Diputación de Álava, ordenanza del ayuntamiento de Utrilla, secretario del ayuntamiento de Jaén, policía municipal en Alcobendas, letrado de la Junta de Castilla y León, juez del Supremo, guarda forestal en Pontevedra, liquidador de tributos e inspector de trabajo. Soy una canción de Joaquín Sabina.

Y del artículo en cuestión, pues poco que decir, quien quiera que lo lea y opine, pero francamente, no termino de ver la relación entre "reducción de plantilla" y "aumento de productividad".

Pero quede claro, que no busco la polémica, sino destacar lo anecdótico, ¿ok?
Publicar un comentario