sábado, 12 de marzo de 2011

Assassin´s Creed

Seleccionando víctima.

Uno de los pelotazos de la Xbox, con un espectacular motor gráfico y un aspecto visual impecable, supuso sin embargo para mí una pequeña decepción la primera vez que lo jugué.

Soy un gran admirador de la saga GTA, y pensaba que el Assasin´s Creed iba a ser lo mismo pero en las cruzadas. Craso error, pues no es eso ni por asomo. No es un GTA, y tampoco es exactamente en las cruzadas, pues el protagonista no es técnicamente el asesino Altair, sino su descendiente Desmond, a cuyos recuerdos están accediendo en un misterioso laboratorio. Esto debo decir que me rechinó sobremanera, lo que unido a que la "barra de vida" era una especie de "conexión neuronal" que se reducía si matabas civiles, me produjo ganas de tirar el juego por el retrete. Otra cosa mala, además, es que el juego tenía toda la pinta, y así es, de ser bastante monótono.

Con estos elementos cuesta explicarse qué me movió a comprarme el juego y a probarlo. Lo cierto es que a priori no tiene mucho sentido, pero había oído tan buenas críticas de su secuela que me picó la curiosidad, y tengo en el cerebro una neurona completista que me impide probar segundas partes sin haber probado la primera, así que me dio el puntazo y piqué. Y pasó lo que suele pasar cuando esperas poco de algo. Que te acaba gustando.

Ya he dicho las cosas malas, a las que debería sumar que el protagonista es más soso que un calcetín de tofu, y que el desarrollo de la trama medieval es bastante plano y previsible, con la rutina de "ve a ciudad, haz minijuegos para desbloquear víctima, mata víctima, escapa". Sin contar con que la IA es a veces de roboparvulario.

Dicho lo malo, es el turno de lo bueno. La parte gráfica y del motor físico es impecable, con unas animaciones espectaculares y un sistema de batalla grandioso, que hace que te den ganas de apuñalar guardias solo para que te vengan 20 a pegar (pero ojo, que aquí el teorema del ninja no se cumple) y subirse por los edificios es todo un regalo para la vista. Además, la parahistoria de Desmond, que realmente es lo importante, te deja con el gusanillo de querer saber lo que pasa. Especialmente recomendado para mentes conspiranoicas.

Otra pega es que el juego es bastante corto, yo me lo ventilé en una semana, pero también es cierto que si te pones a desbloquear misiones secundarias, atalayas, estandartes y demás pijadas, la cosa te puede dar bastante juego, y la rejugabilidad no es nula del todo. No es técnicamente un sandbox, pero puede colar.

Ahora a esperar a que me llegue el Assassin´s Creed 2, del que me han hablado maravillas, y con el que espero que no me pase lo contrario que con el 1.
Publicar un comentario