martes, 1 de marzo de 2011

Requiem por un coche

Causa de la muerte

Tras una larga enfermedad, y recibidos los santos sacramentos, el Jokinmóvil falleció en el hospital de Aucasa sin que los médicos ni mi economía pudieran hacer nada por él. La causa detonante, la unidad de control, pieza electrónica que quedó dañada al entrar agua en el coche y que es irreemplazable, puesto que ya no se fabrican. Así pues, se cierra el ciclo de este coche, que en su última etapa me dio más quebraderos de cabeza que alegrías, y que deja un hueco insustituible. Pues no me pienso comprar otro coche. Para no darle uso, sale más barato no tenerlo.

Requiescat in piezas. Los familiares ruegan una oración por su chasis.
Publicar un comentario