lunes, 5 de enero de 2015

Llegaron los Reyes Magos

Melchor, Gaspar, Baltasar y Hastur.

Hoy ha sonado el timbre: era el mensajero. Traía consigo una caja con origen en Madrid, la editorial Nosolorol. Su contenido, mi esperado ejemplar de Cultos Innombrables y la caja con el Vampiro V20.

Del Cultos ya hablé el otro día, y la única variación es que por fin tengo el libro físico (que es sencillamente espectacular). Al que dedicaré alguna línea más es al manual de Vampiro.

Vampiro: la mascarada fue durante bastante tiempo mi juego de rol favorito y es uno al que he dedicado muchísimo tiempo (y dinero en libros), y por medio del que conocí a bastante gente. Pero la verdad es que acabé un poco quemado y es bastante poco probable que vuelva a jugar, ya que mis gustos han cambiado y es un juego además que no ha evolucionado de la misma manera que otros que me gustan más. sin embargo, la decisión de comprarlo era un regalo a la nostalgia, ya que esta edición de lujo es el libro que sin duda me habría encantado tener hce 15 años, en plena fiebre de Mundo de Tinieblas.

Hojeándolo por encima, la edición es buena pero no me convencen muchas de las ilustraciones. Concretamente las de los estereotipos de los clanes (algo sobre lo que podría escribir bastante, dicho sea de paso) son horrorosas y muchos dibujos son refritos de ediciones anteriores, pecando además de mezclar demasiados estilos excesivamente heterogéneos. Las reglas, que solo he visto por encima, tienen aspecto de ser básicamente las mismas que cuando dejé de jugar, y desde luego la hoja de personaje ofrece el mismo formato.

Pero bueno, cuando uno hace una concesión a la añoranza, la verdad es que esa escasa evolución, lejos de ser una desventaja es una virtud, y además tiene a su favor que aglutina en un único libro mucha de la información que estaba dispersa por decenas de suplementos. Como ya digo, es el libro que al Jokin de 20 años le habría fascinado.
Publicar un comentario