lunes, 4 de abril de 2016

Oreo caseras

Resultado final. No son las más bonitas del mundo, pero estaban ricas.

No es algo que haga muy a menudo, pero este fin de semana me ha dado por cocinar, y a modo de experimento me puse a hacer unas galletas, cuya receta cogí de aquí:

Ingredientes 
1 huevo
150 gramos de azúcar moreno
280 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
200 gramos de chocolate para fundir
200 gramos de harina
100 gramos de cacao en polvo
1 cucharada de esencia de vainilla
200 gramos de azúcar glass
1 chorro de leche
Unas gotas de esencia de vainilla


Primero toca la parte de mezclar. Por un lado, la harina con el cacao y por otro 200 gramos de mantequilla con el azúcar moreno, para hacer una pasta. Fallo mío aquí, que al poner a calentar un poco la mantequilla para ablandarla, se licuó un poco. a eso le metemos un huevo (importante sacarlo antes de la cáscara) y mezclamos bien.



A esta pasta le echamos poco a poco la mezcla de harina y cacao y lo vamos mezclando poco a poco para que no se nos hagan grumos. 


Ahora es el momento en el que se le puede echar el chorrito de vainilla o dejarlo para después del chocolate, pues esto tiene que llevar más chocolate. Concretamente troceamos el chocolate de fundir y lo ponemos al baño maría, hasta que se derrita del todo. Y cuando está derretido, lo vertimos sobre la otra mezcla, para hacer la pasta galletera.


Una vez conseguido eso ya tenemos una masa bastante densa, que ponemos en forma de cilindros, envuelta con papel de film para meterlo en la nevera durante 5-6 horas (yo lo dejé unas 8). De este paso no subo foto, que parece que hubiera sacado al perro de paseo.

Transcurrido el tiempo, cortamos el "cilindro" en cachos, que tendrán forma más o menos de galleta, y es lo que meteremos en el horno, 20 minutos a 180º (para los despistados: no me refiero a que haya que girar el horno, es la temperatura), pero con cuidado de separarlas bien, o se nos puede formar una macrogalleta gigantesca del tamaño de la bandeja.


Las dejamos enfriar y aprovechamos para hacer la crema, que realmente es butter-cream. 80 gramos de mantequilla, 200 de azúcar glasé (aunque recomiendo usar la mitad, o quedará empalagoso), un chorrito de leche y otro de vainilla. Las instrucciones decían transparente, pero me apañé con lo que había. Se menea bien para que la mezcla sea consistente y cuando las galletas se hayan enfriado se pone un pegote de crema entre cada pareja de galletas. Importante: comerse todas las galletas en el proceso de fabricación puede hacer que luego no haya.

Y con este sencillo proceso, ya tenemos hecha nuestra primera promoción de galletas.
Publicar un comentario en la entrada