domingo, 10 de abril de 2016

Zombis, paseos y otras cosas

Estos anduvieron menos de lo que he andado yo hoy.

Entre una cosa y otra llevaba sin actualizar el blog desde el jueves, y a esto hay que darle de comer, aunque sea contando banalidades. Así que me voy a lo fácil y cuento, como suelo hacer los domingos a esta hora, mi fin de semana.

El viernes por la tarde fui a la lonja, de donde tenía que recoger material que nos había prestado uno de los patrocinadores de las jornadas y nos encontramos con que el candado que cierra la puerta de entrada no abría. Es un candado de combinación, y la que tenía, y que nadie había cambiado, no funcionaba. Probamos con todos los números cercanos, de todas las maneras posibles (incluso nos llegamos a plantear probar cada una de las 10.000 combinaciones posibles) y no hubo forma. Finalmente, aprovechando que nuestros vecinos de arriba son una fundición, convencí a uno de los operarios para que nos echara una mano, y amablemente, haciendo palanca, pudo forzar el candado y permitirnos así colarnos por la fuerza en nuestro propio local.

Tras eso, cumplimentado el trámite de la devolución de material, algo de juegos de mesa, cena en el chino y a las 12 a casa, que no había dormido bien de jueves a viernes y estaba algo cansado.

El sábado por la mañana, cosas como de persona normal; limpiar la casa, hacer la compra, preparar la comida... y por la tarde, tras una siesta y un par de capítulos de series (Bosch y Arrested Development, para más señas), a la lonja, donde teníamos partida de "La llamada de Cthulhu", con letal resultado. Pero lo mejor fue a la noche, donde por fin pude probar el esperado "Dead of Winter", que llevaba un año queriendo jugar. Y me encantó, por cierto.

Después, a tomar algo, aunque decidí no tomar nada, puesto que el bar en el que estábamos era excesivamente permisivo con los anormales que son incapaces de entender que no se puede fumar en los bares, y como no me apetecía montar el pollo ni tampoco quería condicionar al grupo, pues me quedé, pero he tomado la decisión de no dejar un duro a los bares que no respeten la ley antitabaco.

Y hoy, domingo, pues por la mañana poca cosa, que me he levantado tarde, y después, largo paseo hasta el cine (Objetivo: Londres) y a la vuelta, ya que aprovechando que hacía bueno, he ido andando hasta MaxCenter (entre ir y volver, unas tres horas). 

Y eso ha sido todo.
Publicar un comentario