viernes, 29 de abril de 2016

Euskovision

Así mejor.

No soy ni he sido nunca particularmente nacionalista, pero entre mis defectos sí que está el de ser vasco, y por eso me siento francamente ofendido ante el ataque tan gratuito y ridículamente perpetrado por la organización de Eurovisión contra la bandera [nacional/autonómica] vasca (cada uno que elija la opción que desee), la Ikurrina.

Estos señores han tenido a bien disponer una normativa sobre qué banderas se pueden portar y qué no entre el público que acuda en directo a ver Eurovisión, lo que me parece muy libre y muy lícito. Las normas gustarán o no, pero el evento es suyo y se lo follan cuando quieren. Las normas son estas.

En ellas da una serie de pautas (bastante draconianas, por cierto) sobre qué banderas se pueden usar y cuáles no, y entre otras cosas excluye banderas regionales, banderas con mensajes políticos o comerciales, banderas ofensivas o banderas con mensajes que no estén en inglés (manda cojones que en Suecia no puedas poner un cartel en sueco, por cierto). Las normas son esas y están más o menos claras, y al que no le guste, no le obligan a ir.

El problema es cuando acto seguido, después de haber explicado las normas, añaden un anexo en el que prohíben específicamente algunas banderas, como la del grupo criminal Daesh (al que elevan a la categoría de "nación") o... la Ikurrina.

Insulto gratuito: definición gráfica.

Como vasco me siento francamente ofendido porque metan la Ikurrina en el mismo saco que la bandera de un jodido grupo terrorista. Y esto no es un tema de nacionalismos, que me permito recordar que es la bandera autonómica, y con validez plenamente oficial en España.

Oh, sí, claro, se cubre las espaldas diciendo que la lista no es exhaustiva. Pero el caso es que menciona esas. Imaginen un cartel que pusiera "prohibida la entrada a toda persona no autorizada, a criminales convictos y a Jokin". Llámenme raro, pero me lo tomaría mal.

Además, digo yo, ¿qué necesidad había de meterse en semejante jardín? La Ikurrina, como bandera autonómica que es, ya estaba dentro de los supuestos de prohibición de las normas generales. ¿Era necesario insultar de esta manera a más de 2 millones de personas? ¿O es que en pleno 2016 sigue habiendo subnormales que cruzan las dos neuronas y hacen el silogismo "vasco igual a terrorista"?

Pero lo mejor es que son tan ineptos que prohíben expresamente la bandera vasca...

Y no la de ETA.
Publicar un comentario