martes, 7 de junio de 2016

Pueblos malditos: los pasiegos

Un pasiego.

Reciben el nombre de pasiegos los habitante de los territorios territorio que comprenden las cabeceras de los valles de los ríos Miera, Pisueña y Pas, en Cantabria, del que toman el nombre; así como los cuatro valles septentrionales de Espinosa de los Monteros, en Burgos. 

Esta comarca ha conservado unas formas de vida y una cultura popular de gran originalidad e interés etnográfico, razón por la cual ha sido catalogado entre los llamados pueblos malditos del norte, recordemos a los maragatos en León, los vaqueiros de alzada en Asturias y los agotes en el Valle de Baztán en Navarra, aunque la incorporación al catálogo de pueblo maldito de los pasiegos es muy tardía. 

Existen varias teorías que tratan de encontrar una explicación a sus orígenes y carácter multiétnico propio. La más fácil de adjudicar y de extendida leyenda por toda la península para otros grupos sospechosos de acusar en impureza y con xenofobia es la que ve que estos grupos fueron introducidos por la reubicación de poblaciones mozárabes (durante la Reconquista). Otra teoría lo achaca al asentamiento de población morisca en diversas áreas de la antigua Corona de Castilla. 

De todas formas cuando se produjo la repoblación del territorio cántabro y se formaron los núcleos de población alrededor de monasterios e iglesias, los llamados Montes de Pas o Valles pasiegos quedaron al margen de este proceso por ser una de las zonas más agrestes de Cantabria y particularmente, la más húmeda y desfavorable para la agricultura tradicional, quedando de este modo aislados de los núcleos y desarrollando su propia cultura: Se trata de un pueblo seminómada y trashumante. 

Entre los elementos de la cultura pasiega, tenemos el llamado “cuévano”, que es un cesto grande y hondo de base cuadrangular, más pequeño en el fondo que en la parte superior y que se carga en la espalda y sirve para el transporte de todo tipo de utensilios o alimentos., y antiguamente las madres pasiegas transportaban a sus bebes en estos cestos al hacer la muda. 

También llama la atención el hecho de que las mujeres pasiegas eran buscadas como nodrizas de la familia real por sus cualidades físicas, siempre que evidenciaran la limpieza de sangre. Se comenta que las nodrizas cuando se dirigían a los lugares de trabajo en las ciudades, solían llevar con ellas un perro o gato para darles de mamar y así no quedarse sin leche en el camino. 

La limpieza de sangre era una exigencia que se imponía a las personas, que tenían que demostrar que entre sus antepasados no había habido gente de raza judía, árabe o morisca. Los pasiegos por su forma de vida y su aislamiento eran buenos candidatos para cumplir tal fin, ya que la presencia de gente de dichas razas en la comarca no era habitual, incluso se llegaron a dictar leyes prohibiendo la presencia de dichas personas en la comarca. 

A destacar una pelicula dirigida por Manuel Gutierrez Aragón, nacido en Cantabria "La vida que te espera" que narra una historia ambientada en el mundo pasiego.

-Por Itziar Laborda
Publicar un comentario en la entrada