martes, 28 de junio de 2016

Warcraft: el origen

Un inexpresivo bárbaro que parece hecho con CGI cutre y a la izquierda Durotan.

No soy en absoluto fan de la saga de Blizzard. He jugado muy poco a Warcraft y nada en absoluto a su popular MMORPG World of Warcraft (de hecho no he jugado, ni tengo intención de hacerlo, a ningún MMORPG, pero ese es otro tema), así que mis expectativas sobre esta película eran menos que nulas. Sin embargo, las buenas críticas que estaba viendo despertaron un poco mi curiosidad, así que me animé a verla y debo decir que he salido bastante contento del cine.

A ver, está claro que no es "El señor de los anillos", pues tiene un guión normalito, tira mucho de clichés y tampoco tiene nada fuera de lo corriente, pero que desde luego tampoco se arrastra por los niveles de cutreza de "Eragon" o, Dios nos asista, "Dungeons&Dragons". Es entretenida y visualmente agradecida, notándose que hay pasta detrás, y tiene escenas gráficamente muy agradecidas, mucha pelea (tal vez un poco demasiado, pero si quisieran hacer una película de diálogos la habrían llamado Talkcraft) y mucho momento épico. Cierto que con topicazos, pero es que a veces los topicazos funcionan. 

No es una delicatessen del cine, y tampoco creo que lo pretenda. Es mero entretenimiento para frikis, y en ese sentido cumple. Además, hay que tener en cuenta que para algunos espectadores, no familiarizados con el videojuego, puede ser un handicap no conocer todo el trasfondo que esta película tiene detrás, y asumo que me habré perdido un carro de referencias, y sobre todo al principio de la película costaba enterarse un poco de las cosas, pero no es algo que dé problemas y la película se puede disfrutar perfectamente a pesar de ir sin conocimiento previo.

Lo que ya no funciona tan bien es Travis Fimmell, el actor protagonista, que no contento con repetir su mismo personaje de Vikings, consigue dotar a su personaje de un dramatismo tal que uno no sabe si le han matado un hijo o se le ha terminado el saldo del Bonobús. Vamos, que hasta el grifo generado por CGI actúa mejor que él.

Pero dejando eso de lado, la verdad es que la película me ha gustado, y me ha despertado el interés por las siguientes entregas que un final tan abierto evidencia que habrá.
Publicar un comentario