jueves, 2 de junio de 2016

Captain America and the Avengers

Antes de la Civil War, cuando Ironman y Capi eran amiguitos.

Hoy toca hablar de otro clásico tragamonedas de los 90, con la versión que Data East sacó de los hoy popularizados por las películas superhéroes de Marvel, con la clásica mecánica de avanzar curtiendo el lomo a los masillas y de vez en cuándo contra algún jefe, hasta llegar al jefazo final, némesis del Capitán América, el vil Cráneo Rojo.

Los personajes a elegir eran cuatro; Capitán América, Ironman, Ojo de Halcón y Visión (con un diseño blanco, distinto al habitual verde-rojo), que en la práctica funcionaban igual, ya que Ironman y Visión tiraban rayos, pero Ojo de Halcón tiraba flechas infinitas y el Capitán América podía lanzar su escudo a gran velocidad. Y en las escenas de volar, venía el Hombre Maravilla a traer una especie de nave monoplaza para Clint Barton y Steve Rogers.

Pero este no era el único personaje de Marvel que aparecía, pues también se podía ver a Mercurio, Avispa o Namor, aparte de los enemigos, que también eran del cómic, como del cómic era la frase "Avengers assemble!" (¡Vengadores, reuníos!) y algunas escenas con viñetas que aparecían entre pantallas.

Elige personaje (¿no recuerda al Sunset Raiders?)

En cuanto a otras cosas que caracterizaban al juego, por una parte tenía algo que se valoraba mucho, pero que no se veía en todas las versiones, que era lo de poder jugar cuatro jugadores simultáneamente. Por lo demás, era un juego cortado por los patrones de la época, aunque al no ser de Capcom carecía de algunos de los clichés marca de la casa, y aquí no había papeleras de las que sacar comida caliente o una barra de vida. En su lugar había un valor numérico de puntos de vida que iba bajando a golpes, y si mal no recuerdo, en algunas versiones del juego este número iba bajando progresivamente, de forma que hubiera que meter más monedas para evitar morir (los DLC´s de los 90). Los jefes de fase, eso sí, tenían su barra de vida, la cuál podíamos ir haciendo bajar con ilusión y mamporros.

Las onomatopeyas que no pueden faltar en un cómic de superhéroes que se precie.

El argumento era más sencillo que el mecanismo de un botijo, e iba de que Cráneo Rojo había usado su máquina de control mental para reunir un ejército de supervillanos que le ayuden en sus planes de dominación mundial, con gente como Klaw, Láser Viviente, Torbellino, Mago, Grim Reaper, Mandarín, Juggernaut, Ultron, o Calavera. ¡Incluso Centinelas cazamutantes!

Pero como es un argumento excesivamente complejo y difícil de condensar en palabras, aquí dejo el vídeo que muestra cómo era el juego y podrá despertar alguna sonrisilla nostálgica entre quien tuviera a bien haberlo jugado en su época.

Publicar un comentario