jueves, 30 de marzo de 2017

Imperium

Harry Potter y la cámara de gas.

Esto va de que un auror se tiene que infiltrar en una banda de mortífagos que odian a los muggles y conspiran para volver a traer a la vida a Voldemort, con el ánimo de derrocar al Gobierno sangresucia que...

Vale, hecha la gracia (lo siento, Daniel, para mí siempre serás Harry Potter), toca hablar de la película. Y me parece muy acertada la definición que da el cartel "American History X conoce a Infiltrados", pues recuerda bastante en temática y atmósfera a ambas sobre todo a la primera. En ella el protagonista es un agente del FBI que se infiltra en una banda de supremacistas arios para investigar un posible atentado bacteriológico, y se verá obligado a hacer muchas cosas que no desea. Entre ellas, la más difícil, empatizar con ellos para saber cómo piensan, y ver qué les lleva a ese discurso del odio.

Como thriller funciona muy bien, dentro de subgénero de "policía infiltrado" que personalmente me tira bastante, y tiene cosas muy aprovechables, siendo una la de salirse del tópico, con un mensaje tan necesario hoy en día como "ojo, que hay más malos en el mundo además de los islamistas radicales" (lo que supongo que a mucho aneuro le parecerá en sus delirios un mensaje giliprogre de Soros y el NWO, pues a nadie le gusta que le retraten) y que toque un poco qué lleva a alguien a tener esas ideas, con la reflexión de que muchos de los que están ahí podrían ser personas muy distintas en circunstancias diferentes.

Una película muy interesante, aunque haya pasado bastante desapercibida.
Publicar un comentario