sábado, 19 de enero de 2008

Bocachancla

Calladito estoy más guapo (al menos más guapo que en esta foto)

Hay veces en las que es mejor cerrar el pico y que piensen que eres idiota a abrir la bocaza y demostrarlo.

Pero también hay que admitir que en ocasiones la incapacidad de quedarse callado es más inconveniente... pero súmamente más divertido.

Y ayer tuve un par de situaciones bastante jocosas, que demuestran esta afirmación:

SITUACIÓN 1

Voy por la calle y veo a mi amigo Sergio (Lublu) enseñando su recién comprada moto a un tipo, supongo que amigo suyo, me acerco y a modo de saludo hago la coña "¡Hala, vaya mierda de moto!, ¿quién habrá sido el gilipollas capaz de comprarla?" A lo que me responde Sergio "Jokin, esta no es mi moto, es la del tipo éste, que se ha comprado una igual que la mía, y precisamente estábamos hablando de eso, y si te fijas, la mía es azul marino y ésta es negra. Por suerte el amigo de Sergio resultó ser bastante majete y su reacción fue la de partirse de la risa y no la de partirme a mí la cara.

SITUACIÓN 2

Llego a Zubiarte, donde suelo quedar los viernes con la gente de Tarasu para cenar, y entre ellos hay alguno que no conozco, que me suena de vista, pero sin más. Y bueno, el caso es que en un momento de la conversación, hablando de ortografía, comento, acerca de uno del foro de Tarasu, Shugo, "hay que ver lo mal que escribe el condenado, su ortografía es horrenda y parece que en vez de escribir con los dedos se introduzca el teclado por el ano y teclee con el esfínter".

Como no podía ser de otra manera, el tipo al que yo no conocía, y que estaba sentado a mi lado mientras yo lo comentaba me dijo "yo soy Shugo".

Con la diferencia de que mi reacción no fue la de quedarme cortado, sino que le espeté "¡pues aprende a escribir, que tu ortografía hace daño a la vista!" (y así es)
Pero en resumen, que en días como los de ayer, sé cómo debe de sentirse Mortadelo.
Publicar un comentario