domingo, 11 de mayo de 2008

Comida piñera

Tocando el cielo, para ver las estrellas.

Hoy hemos celebrado la primera comida oficial de la Piña Marko Banic, acompañada, como no podía ser de otra forma de baloncesto, o para ser exactos, de mini-basket, jugando en unas canastas en las que la altura del aro era poco más de 2 metros y en las que era fácil encestar, y por supuesto, machacar.

Hemos comenzado con un concurso piñero de mates, donde me he podido lucir con mis "mate berrido", "mate del ñu del Serengeti" y "mate a dos balones", y en el que al menos he conseguido no quedar último.

Tras el concurso hemos jugado un partidillo en el que me he permitido el lujo de imponer mi superior altura y dedicarme a hacer el Gasol, poniendo tapones y machacando el aro de forma inmisericorde.

¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!

Luego una rica paella a modo de comida, y una sobremesa de juegos de mesa y de consola, incluyendo partida de la Ruleta de la Fortuna en la que alguien no sabe diferenciar una letra D cuando la ve. ¬¬

Mi cuerpo ya estaba lo suficientemente machacado, ya que, por si el baloncesto normal no fuera lo suficientememente cansado, la versión mini lo es más, ya que los aros eran duros de narices, y hemos acabado con las muñecas destrozadas y lo de colgarme del aro y soportar mi peso con los bazos tampoco ayudada. Bueno, pues por si eso fuera poco, luego me he ido al Quasar a echar un divertido tiroteo láser, con lo que he sudado más que un cubito de hielo en un microondas.

Todo ello, claro está, después de haber dormido solo 4 horas.

Me muero...
Publicar un comentario