viernes, 29 de mayo de 2009

La batalla casera de Hoth

¿Por qué lo llaman Hoth cuando es el planeta más frío de la Galaxia?

Ayer comprobé que el congelador no cerraba bien, y al intentar cerrarlo vi que una de las bandejas de cubitos chocaba contra la pared del fondo, golpeaba con algo. Y al comprobarlo comprendí la terrible verdad: no tengo un congelador, sino un enfriador nuclear, capaz de alcanzar temperaturas de -200 grados Kelvin. Sí mi congelador puede hacer eso, ¿vale? Y si no, que alguien me explique cómo es capaz un cacharro tan pequeño de generar semejante cantidad de hielo.

De verdad, cuando los de Greenpeace se quejen de que el calentamiento global está derritiendo los polos les diré que no se preocupen, que se pueden llevar mi congelador y asunto resuelto.

Esto no es la primera vez que pasaba, y algo similar sucedió en Granada, pero esta vez era aún más espectacular.

Alguno de los tronchos de hielo que saqué del congelador

Lo de ayer simbolizó la lucha del hombre contra la máquina, la pugna contra los elementos, el show de un Jokin sentado en el suelo de la cocina, con las manos enrojecidas por el frío, sacando tochos y tochos de hielo del congelador y emitiendo todo tipo de blasfemias.

El resultado: la fregadera llena de hielo, y yo, que me sentí por un día como Bobby Drake.

Publicar un comentario