lunes, 25 de mayo de 2009

Lenguaje sexista

La lengua española es machista, no lo puedo creer...

Esa ilustración de Mafalda, junto con ese texto acompañaba un correo que recibí el otro día, que no carente de criterio censuraba ciertos aspectos del lenguaje que otorgan distintas connotaciones a algunas palabras en función de su género, y decía lo siguiente:

Zorro = Héroe justiciero
Zorra = Puta

Perro = Mejor amigo del hombre
Perra = Puta

Aventurero = Osado, valiente, arriesgado.
Aventurera = Puta

un cualquiera = Fulano, Mengano, Zutano
Una cualquiera = Puta

Callejero = De la calle, urbano.
Callejera = Puta

Hombrezuelo = Hombrecillo, mínimo, pequeño
Mujerzuela = Puta

Hombre público = Personaje prominente. Funcionario público.
Mujer pública = Puta

Hombre de la vida = Hombre de gran experiencia.
Mujer de la vida = Puta

Puto = Homosexual
Puta = Puta

HEROE = Ídolo.
HEROÍNA = Droga

ATREVIDO = Osado, valiente.
ATREVIDA = Insolente, mal educada.

SOLTERO = Codiciado, inteligente, hábil.
SOLTERA = Quedada, lenta, ya se le fue el tren.

DIOS = Creador del universo y cuya divinidad se transmitió a su Hijo varón por línea paterna.
DIOSA = Ser mitológico de culturas supersticiosas, obsoletas y olvidadas.

SUEGRO = Padre político.
SUEGRA = Bruja, metiche, etc.

MACHISTA = Hombre macho.
FEMINISTA = Lesbiana.

DON JUAN = Hombre en todo su sentido.
DOÑA JUANA = La mujer de la limpieza
Muchas de éstas son ciertas, sí, pero como hay que tomarse las cosas con humor, me vi obligado a responder a aquel correo con lo siguiente:

Olvidas que el lenguaje minimiza o deteriora otros conceptos.

En un puerto entran barcos, buques, transatlánticos, todos ellos varoniles, mientras que por una puerta ¿qué entra? ¿Entra un barco por la puerta?

Un manzano es un árbol. Una manzana solo es el fruto (como queriendo decir que la mujer era el fruto salido de la costilla del hombre).

Un porro nos alegra la tarde, dando placer y relax. Una porra representa la brutal represión de los cuerpos policiales.

Un político es un hombre avispado y probo, que aporta a su comunidad, mientras que la Política es esa sección aburrida que todos se saltan cuando leen el periódico.

El mono, excluyendo las acepciones simiescas, nos sugiere un mono de trabajo, algo varonil y viril, mientras que una mona, que es como llaman en Levante a los bizcochos de Pascua... ¡nos lleva a la cocina!

Un toro, ese valiente animal, tan hispánico, tan viril, tan gallardo... en contraposición a la cosa ésa de los judíos, la Torah. No hay color.

Un peto. Dignifica a quien lo porta. Tanto en deporte, como en batalla, o incluso en el trabajo. En cambio un peta... ¡eso es droga! Propia de vagos y maleantes.

Un ateo es un hombre que ha sido capaz de tener criterio propio y decidir que no cabe Dios en su sistema de valores, mientras que una atea... ay ene, ¿nola sartuko ote dun itsasontsirik atetik? *


Nota del traductor: "Atea" significa "puerta" en euskera, y la frase se traduciría como "pero hombre, ¿cómo vas a meter un barco por la puerta?" Terrible, lo sé.
Publicar un comentario