domingo, 17 de enero de 2010

Fin de semana con revival.


¡Años ha!

Este fin de semana lo contaré al revés, pues la parte interesante quedó en el viernes. Así que empiezo con el domingo, con una mañana tranquila y partida de rol a la tarde (prosiguiendo con las crónicas Giovanni). A la mañana por cierto, victoria en Granada del Bilbao Basket (a los que por motivos que no vienen al caso no podré ver en directo hasta marzo)

Pero antes del domingo hubo un sábado, que fue de tranquilidad total. Y un sábado en casa no es tan mala opción cuando es por decisión propia, así que el Resident Evil 5 y Lost amenizaron mi sábado noche, y también parte del día.

Por el día tocó descansar, ya que el viernes había salido de fiesta, y dormir hasta las 12 y pico fue una de las mejores actividades sabatinas.

Y vamos ya al viernes, día en que sí me dio por salir, cosa que últimamente no hago muy a menudo, y tras estar un rato en casa de un amigo, nos fuimos en masa a la desértica Iturribide, y al último bar que quedaba abierto, el Metal Attack, al que anda que no hacía años que no iba.

Pero hete aquí mi sorpresa, cuando en el bar me encuentro con mis dos mejores amigos de la infancia, Igore e Igoru (manda huevos que ambos se llamaran Igor) a los que llevaba sin ver mucho, pero que mucho tiempo (es lo que tiene que nuestras vidas tomaran caminos distintos hace tiempo) y la verdad es que fue una maravilla volverles a ver, y estar contandonos las respectivas vidas, intercambiando batallitas, y algun que otro katxi (aunque a pesar de lo que pudiera indicar la foto, no me llegué a emborrachar).
Publicar un comentario