domingo, 24 de enero de 2010

Fin de semana de visitas


La misma mierda, pero con monigotines simpáticos

El viernes tuve ocasión de continuar la semana de reencuentros quedando con Carlos y Robin, dos amigos (de Bilbao él, de Wisconsin ella) que viven en Chicago, y que se dejan caer por Bilbao de ciento en viento, y por ahí anduvimos tomando algo y poniéndonos al día.

El sábado a la mañana (tras la digestión de 5 capítulos seguidos de Lost) la debida incursión tiendera para comprar el regalo a mi padre. Y por la tarde, grave error, fui al cine a ver la Cinta Blanca. Tenía la espina de que el lunes y el viernes había fracasado en mi intento, ante la escasez de entradas, pero el sábado al final pude. Grave error, aunque de la película ya hablaré en otro momento. Adelantaré que lo único divertido fue coincidir en el cine con el jefe de estudios de mi instituto y estar charlando un ratillo.

A la noche recibí la visita de cierta persona que venía de China, pero aquí no entraré en detalles, obviamente. Y el domingo, pues ronda de presentaciones y un par de partidas al Rock Band de Lego primero (negaré haber jugado) y luego un poco de Dominion, para acabar el fin de semana donde suelen empezar la mayoría de ellos: en el centro comercial Zubiarte.
Publicar un comentario