sábado, 9 de enero de 2010

Móvil nuevo (y gratis) Nokia 5800

De gratisfone

Como cada 18 meses, toca llamar a Vodafone para que le regalen a uno un móvil, cosa que ya hiciera hace 3 años y de nuevo hace 18 meses, y que pienso hacer dentro de año y medio, para evitar que me tomen el pelo.

Es un clásico. Si no eres cliente de ellos todas las teleoperadoras te ofrecen el oro y el moro, pero si eres cliente, te insultan con los programas de puntos. El móvil que me he agenciado, un Nokia 5800. A cualquiera que se pase a Vodafone, se lo dan gratis. A mí, por irme a Orange o Movistar, gratis. En cambio, quedándome en Vodafone, y por medio de puntos, sumando todas las promociones y chollos posibles, 140 euros.

Y no es que me vaya a morir por 140 euros, pero tengo mejores usos para ellos que regalárselos a Vodafone, así que hice lo de siempre: tramitar una portabilidad a Orange (algo accidentada) y esperar a su llamada.

Lo malo es que el gremio de teleoperadores de telefonía móvil cuenta entre sus filas con algunos empleados que difícilmente ganarían un premio Nobel, así que tras mis primeras gestiones me llegó un SMS, "datos incompletos, llame a tal número". Llamo y me dicen que falta el número de la tarjeta SIM. Se lo doy, y me vuelve a llegar el mismo mensaje. Mismo problema, y cuando se lo doy me dice que faltan 2 dígitos. Le digo que solo tengo eso, que solo hay 17. Me lo apunta.

Me vuelve a llegar el mismo SMS (ganas de matar teleoperadores de Orange aumentando) y lo mismo, que falta ese número. Me voy a una tienda Vodafone, donde me dicen que no, que solo tiene 17 dígitos. Vuelvo a llamar a Orange, que necesitan los 19.

Me voy a una tienda de Orange y la dependiente, amablemente, me indica que con toda seguridad me falta el prefijo, 89, que es común a todas las tarjetas SIM, y que no era muy difícil de deducir, dado que empezaba por 3456 (prefijo de España y prefijo de Vodafone), así que blanco y en botella, que lo raro es que nadie se hubiera dado cuenta antes.

Hago la prueba y bingo. Portabilidad tramitada. "En unos días su antiguo operador se pondrá en contacto con usted para confirmar la portabilidad". Y al día siguiente me llama Vodafone, como ese amante que se da cuenta de que la ha cagado y puede perder a su pareja por no haberla cuidado lo suficiente. Me preguntan por los motivos de mi marcha, y no me pierdo en florituras, "Orange me da el 5800 gratis y vosotros me lo daríais si no fuera de Vodafone". Me dicen, en un primer momento, que no disponen de ése, pero que tienen otros.

Le digo que mentira, que acabo de ver en la web que sí tienen, y me responde que una cosa es tienda online y otra el servicio de atención al cliente (o algo así) y como me conozco la jugada le respondo que muy bien, pero que quiero un 5800 gratis o me voy a Orange. Y entonces, por arte de magia, se acuerda de que le quedan 5 en stock, y añade al lote un descuento para las X siguientes facturas.

Y dentro de 18 meses la misma cantinela. Esto es práctica habitual, y obviamente no le he sacado a Vodafone nada que no quisieran darme, pero ellos cuentan con que por cada uno que hace eso cada 18 meses, hay dos que no lo hacen, o que pican con el programa de tontos.
Publicar un comentario