sábado, 2 de enero de 2010

Solomon Kane


Tío que va y mata.

Lo malo de ir al cine a la sesión de las 0:30 habiendo dormido poco es que uno va medio dormido, y las cabezadas hacen que enterarse bien de la película sea difícil, y es lo que pasó con esta película, por lo que mi crítica será menos rigurosa de lo que debiera.

Pero en esencia, aquí tenemos la enésima peli de acción/fantasía genérica, que si tuviera 30 años sería de culto, pero que a día de hoy no sorprende. Basada en las novelas de Howard (el pato no, el de Conan) va sobre Solomon Kane, un matademonios de pasado oscuro que se dedica a sajar malos en la Inglaterra del S. XVII, sobre todo para redimir sus pecados anteriores.Y es que antes de volverse bueno era malo, muy malo, tal como nos explican en la primera escena.

Visualmente es chula, con peleas entretenidas, y si uno no va al cine con sueño (que era mi caso) es entretenida. Típico producto palomitero, aunque mejor dejar el cerebro si no apagado, al menos en baja frecuencia. Las peleas, bastante vistosas, me parecieron de lo mejor, los personajes, pues poco dtrabajados y de evolución excesivamente rápida. Y bueno, en resumen, una película prescindible, pero útil para pasar el rato. No es el Señor de los Anillos, pero tampoco es Van Helsing.
Publicar un comentario