miércoles, 9 de octubre de 2013

Rompiendo Mal (Breaking Bad)

Safiwo ainieho.

Aún no me voy a meter en profundidad a comentar la maravillosa serie que es Breaking Bad, pues afortunadamente aún me faltan 13 capítulos para terminar la serie, sí voy a hacer hincapié en lo que probablemente me está pareciendo el peor aspecto de Breaking Bad.

Vaya por delante que la serie es cojonuda, y que el trabajo de Bryan Cranston es de quitarse el sombrero, sin ello desmerecer al resto del plantel, vaya por delante que la trama es absorbente y los personajes están bien construidos, que es una serie consistente y que sobre todo, es muy divertida.

Pero su gran punto negro es cuando hablan en castellano. Y no me refiero al doblaje, sino me refiero a las escenas en las que los personajes, en el original, hablan castellano, lo que a veces es un dolor de oídos, y puede hacer que el mejor actor del mundo pierda toda su credibilidad.

Por que vamos a ver, digo yo, ¿no sería mejor que si el personaje sabe castellano, el actor tenga algo de idea del idioma? Puedo entender que el espectador anglosajón no hispanoparlante no sepa captar los horrores de escuchar a Gus Fring o Héctor Salamanca en castellano, pero para el que conoce el idioma, suena a nivel "relaxing cup of café con leche". De verdad.

Lo malo es que hay escenas, no entraré en cuales, por aquello de los spoilers, que se van un poco al garete por esto. Además, esto no es patrimonio exclusivo, lamentablemente, de Breaking Bad, sino que lo he podido sufrir en Perdidos (quería morir cuando escuché a Hurley o Richard Alpert en castellano) o The SHIELD. Y es una pena.
Publicar un comentario