jueves, 31 de octubre de 2013

Seguimos con las obras

Decoración estilo Baltimore.

"Destruir para crear", ese podría ser el lema de las rehabilitaciones de vivienda, y ese es el estado de mi futura casa, que está ahora en las amorosas manos de los gremios, y la destrucción de la cocina se va extendiendo ahora a toda la casa, que con la abertura de las rozas para el cableado adquiere ahora un toque verdaderamente decadente. Mientras tanto, seguimos con el vaciado de armarios y llenado de cajas, y otras tareas imprescindibles e ilusionantes, como elegir dónde poner los enchufes, o dónde colocar las tuberías (que desde luego no serán bajo el suelo). Y en el horizonte inminente, duras decisiones, como elegir lámparas. 

Pero entre el pavor y la ilusión, va avanzando la cosa. Y sí, siendo plenamente consciente de que aún quedan mucho estrés y muchos quebraderos de cabeza por delante.
Publicar un comentario