martes, 19 de noviembre de 2013

Adeu La Caixa

De recuerdo, unos tuppers.

Hace tres años trasladé mi nómina a La Caixa para que me regalaran la televisión, y ahí la he tenido hasta antes de verano. El motivo de quitarla fue que sacaron la promoción de "Tablet gratis si traes la nómina". Yo ya tenía ahí la nómina, pero llevaba más de los 18 meses preceptivos ahí, así que me planté en la sucursal, a ver si colaba y me lo daban por mantener la nómina. O en su defecto por quitarla y volverla a poner. Y todo lo que recibí fue una palmadita en la espalda y un estúpido cuaderno con cupones de descuento.

No coló, así que quité de ahí la nómina. Y al quitar la nómina, me mandaron la carta en la que me decían que me iban a cobrar cada mes 4,75 euros de comisión de mantenimiento de cuenta por no tener la nómina domiciliada. Y hombre, la verdad es que el tiempo que he tenido ahí la cuenta no puedo negar que era una entidad bastante cómoda, la web estaba bien para hacer operaciones, y aunque en Bilbao no tiene tantos cajeros como la BBK, pues pijadillas como el Servicaixa del cine, molaban. Pero esto siendo gratis, claro. Lo que viene siendo permitir que le roben a uno a la cara de forma tan obvia, gusta menos.

Así que a la decisión de quitar la nómina ha seguido la de ir vaciando la cuenta y al ir por fin a la sucursal a cerrarla. Lo bueno es que como ya quedaba poco dinero, el de la ventanilla no se ha molestado en darme la lata al respecto, y ha sido tan indoloro como ir a comprar el pan. Y de paso me he llevado los tuppers, ya que tenía puntos acumulados y en algo había que gastarlos.

No es ninguna sorpresa que todo son sonrisas y promesas cuando quieren que pases a ser su cliente. Pero cuando ya estás en su red, les importas bien poco. Es lógico, ellos buscan su beneficio, y nosotros como clientes debemos usar el nuesto. Y en este caso, la opción más beneficiosa era mandarles a tomar por culo.

Siguiente paso: mandar a la BBK a freír espárragos.
Publicar un comentario