miércoles, 6 de noviembre de 2013

Victoria preocupante (77-67)

Kavaliauskas, de lo poco decente ayer.

Otra victoria en Eurocup, donde van 4-0, en contraste con el feo 0-4 de la liga. Pero ayer el partido me dejó muy la sabor de boca, ya que aunque se ganó, fue un partido en el que se dieron muchas más facilidades de las que se tendrían que haber dado a un rival (el Elan Chalon francés) muy, pero que muy inferior, probablemente lo peor que he visto en mucho tiempo. Sí, incluso peores que el Charleroi de la semana pasada.

Al Bilbao Basket lo vi bastante mal, y aunque se notaba por todas partes que era infinitamente superior a su rival (así lo evidencia que se pusiera 14 puntos arriba bastante pronto), en seguida se fue del partido, y nos obsequiaron con una segunda mitad infame y aburrida, en la que además el rival amenazaba con acercarse en el marcador, pasando de ir 19 puntos arriba a dejar que el rival se acercara a 7+bola. Por suerte, el equipo francés era una verdadera banda, incapaz de meterla en un barreño, y no supo aprovechar las innumerables oportunidades de las que disfrutó. Pero claro, esas se las das a un equipo de verdad, y te la lía. En fin, quiero pensar que lo endeble del contrincante es lo que provocó la terrible desconcentración y una política de mínimos, de ganar con lo justo, pero desde luego que no fue un partido que invitara al optimismo.

Y lo que desde luego no invita al optimismo es que ayer Carmichael no jugara ni un minuto, lo que tiene pinta de significar que ya se le da por fuera del equipo.
Publicar un comentario