viernes, 15 de noviembre de 2013

Harper´s Island

Al menos uno de ellos morirá.

Harper´s Island no es una serie que me vaya a marcar, pero me ha gustado. Buscaba entretenimiento sencillo y sin complicaciones, y la verdad es que cumple perfectamente. A pesar de un primer capítulo que emana un cierto tufillo a serie cutre, luego se endereza un poco, y sin filigranas consigue mantener el tipo hacia un final correcto, con un montón de cosas discutibles, pero adecuadas a su propósito: Harper´s Island es un slasher hecho serie, y juega con sus reglas, con todo lo bueno y todo lo malo que ello implica.

La boda de Harry y Trish es el motivo que les lleva a ellos, y a los demás personajes a regresar a la isla de Harper, donde pasaron su infancia, y que está marcada, sobre todo, por ser el sitio donde hace 7 años en infame John Wakefield perpetró una serie de horribles asesinatos, entre ellos el de la madre de Abby Mills, mejor amiga de Harry y protagonista de la serie.

Y como es de esperar, toda la algarabía y jolgorio que acompaña a la boda se ve interrumpido por una nueva oleada de asesinatos, y poco a poco la isla se irá tiñendo de sangre, a medida que el puzle va mostrando sus piezas.

Harper´s Island, como ya comenté, es una película de "asesino con machete" hecha serie, en la onda de Halloween, Viernes 13 o Scream, con la ventaja de que permite profundizar un poco más en los personajes que serán carne de cañón. O más que profundizar, nos da tiempo a cogerles cariño antes de que los maten, porque es verdad que algunos siguen siendo planos. Planos, y por supuesto estúpidos, ya que una de las convenciones del género es precisamente que el asesino debe mucho a la propia estupidez de las víctimas. 

Pero nadie pide realismo, y tampoco hay que buscar excesivo sentido a algunos de los giros argumentales que tiene la trama, que necesitan una cierta complicidad por parte del espectador, que se compromete a no rascar demasiado la capa superficial y disfrutar a cambio con lo que ve. Es un producto de consumo rápido y ligero (son solo 13 capítulos), y como tal ha de disfrutarse.

No es una ración de jabugo, es un whopper. Pero un whopper bien hecho y en su punto.
Publicar un comentario