domingo, 24 de noviembre de 2013

Shakespeare (y sushi)

Dame unas moneditas, para comprar una libra de carne.

Ayer tuvimos una actividad especial en teatro, una jornada de homenaje a William Shakespeare, en la que algunos alumnos nos turnamos para recitar monólogos célebres de sus obras. En mi caso, di vida a Shylock, el mezquino mercader de Venecia, en su famosa pieza, que más abajo reproduciré.

El disfraz es debido a que la actuación requería que estuviéramos vestidos de mendigos, de forma que éramos ese grupo de mendigos en el que por turnos se van levantando y recitando su monólogo. Personalmente quedé contento con el mío, pues fui capaz de no acelerarme al hablar, que suele ser uno de mis puntos débiles.

El monólogo, que sin duda muchos reconocerán es este:

Él me había avergonzado y perjudicado en medio millón, se rió de mis pérdidas y se burló de mis ganancias. Despreció a mi nación, desbarató mis negocios, enfrío a mis amigos y calentó a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? “Soy un judío”. ¿Es que un judío no tiene ojos? ¿Es que un judío no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones? ¿Es que no se alimenta de la misma comida, no es herido por las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los mismos medios, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un cristiano? Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos haceis cosquillas, ¿no nos reímos? Si nos envenenáis, ¿no nos morimos? Y si nos ultrajáis, ¿no nos vengaremos?
Si nos parecemos en todo lo demás, nos pareceremos también en eso. Si un judío insulta a un cristiano, ¿cuál será la humildad de éste? La venganza. Si un cristiano ultraja a un judío, ¿qué nombre deberá llevar la paciencia del judío, si quiere seguir el ejemplo del cristiano? Pues venganza. La villanía que me enseñáis la pondré en práctica, y malo será que yo no sobrepase la instrucción que me habéis dado.

Y ya después del recitado, cena en el Sakura, que teníamos un cumpleaños. Comida a cascoporro, especialmente sushi. Pero entre que andaba medio congestionado, y que hoy hay partido de baloncesto (con mala pinta, por cierto), me retiré nada más terminar de cenar.
Publicar un comentario