lunes, 11 de noviembre de 2013

The cabin in the woods

La cabaña en el bosque. 

Antes de empezar: Id a verla. Es más, id a verla pensando que va a ser una película de terror al uso.

Dicho esto, creo que es evidente que me ha encantado, pero me resulta complicado hablar de ella sin hacer spoilers, por lo que no me va a quedar más remedio que hacer spoilers del tamaño de la catedral de Burgos.

Digamos que es una película que sin ser de Sam Raimi, lo parece. Por hacer una sinopsis, empecemos diciendo que va de un grupo de amiguetes, así como muy estereotípicos; el atleta guaperas, el chico estudioso, la rubia jamelga, la chica tímida y "virgen" (pero también jamelga, claro) y el fumeta, que se van de fin de semana a una cabaña que está en medio de la nada, a pasárselo entre cervezas, porros y sexo. Lo que viene siendo comprarse todas las papeletas para la rifa de las muertes horribles.

Hasta aquí todo bien, todo típico. Ahora vayamos con un giro de tuerca, y digamos que esto es una mezcla entre Posesión Infernal y El show de Truman. Sí, están siendo observados y manipulados por la gente que está al otro lado de las cámaras (tiene su guasa que uno de ellos se llame "Agente Truman"). Oh, vaya, ya he soltado el spoiler. Pues no, esto te lo cuentan prácticamente al empezar la película. 

Sigamos avanzando, y si has llegado hasta aquí, supongo que es porque no vas a ver la película, o no te importa que te la revienten, así que seré inmisericorde con los spoilers. A medida que avanza la trama, con los oportunos clichés de película de terror, vemos que estos son propiciados por la gente de detrás de la cámara (con cosas como esparcir sustancias en el ambiente para volver a las víctimas más estúpidas y lograr que se comporten como los personajes del cine de terror), y cómo incluso hacen porras entre ellos para ver quién va a morir primero, o la grande, para ver qué horror desatan, dejando un sótano relleno de objetos mágicos, a cual más siniestro y arquetípico (el viejo diario, la siniestra caja de música, el enigmático amuleto...), y cuando se despierta el horror, una familia de zombis paletos endógamos asesinos, las víctimas empiezan a morir, y poco a poco nos van dando pistas de qué sentido tiene esto: es una especie de ritual para aplacar a los antiguos y poderosos dioses que habitan la tierra desde tiempos inmemoriales.

Pero algo se tuerce en los planes de los de la organización (que no tiene tanto una apariencia de logia masónica, sino de oficina gubernamental al uso), y vemos también que esto se está intentando hacer en otros lugares del mundo, donde otras amenazas (en Japón, por ejemplo es un bicho a lo "The Ring") son desbaratadas. Que este grupo muera se convierte en la última esperanza. 

Reclamos visuales, para ellos y para ellas.

Pero algo se tuerce, y es que en organización no contaban con el fumeta, cuyas drogas le inmunizan contra las sustancias que les lanzan, y salva a la "virgen", para colarse en las instalaciones subterráneas, que en contraste con la cabaña, son un laboratorio de última tecnología. Ahí, tras empezar a descurbir la horrible verdad, viendo un auténtico zoológico de seres de pesadilla, con zombis, hombres-lobo, el hermano feo de Pinhead, fantasmas, el payaso de It... se ven obligados a abrir todas las jaulas para salvarse de los guardias que intentan matarlos, y se arma la fiesta.

¡Vaya fiesta!

Una masacre con sangre a cascoporro, en la que todo el personal de la misteriosa agencia es exterminado por toda una colección de bichos mortíferos, homenaje a todo el cine de terror, y los protagonistas llegan a una sala en la que por fin les explican de qué va el tema. ¿Y quién mejor para explicarlo, que la directora del proyecto? ¡Sigourney Weaver! Les explica lo que ya hemos ido deduciendo, que existen unos dioses muy antiguos y poderosos (Ïa Ïa!) a los que hay que aplacar con 5 sacrificios; la prostituta, el atleta, el estudioso, el loco y la virgen. "¿Virgen yo?" Dice ella. "Trabajamos con lo que tenemos", responde Sigourney Weaver en lo que es una escena genial. 

Y para que los dioses no despierten, el loco debe morir, o toda la Humanidad será condenada a perecer entre terribles sufrimientos. Pero como ya he hecho bastantes spoilers, aquí termino la crítica, con un cliffhanger (no así la película, que tiene un final claro y perfectamente entendible).
Publicar un comentario