viernes, 18 de julio de 2014

Mil maneras de morder el polvo

Por ejemplo: shock anafiláctico por alergia a las ovejas.

Esta película es de Seth McFarlaine, una advertencia que hay que tener en cuenta antes de ver esta película, pues Seth tiene un humor muy característico que o lo amas, o lo odias. Para entendernos, es el de "Padre de familia", lo que significa un humor con mucho golpe absurdo y un uso abusivo del cacaculopedopís. Y en esta película, desde luego, se quedan bien a gusto con la brocha gorda.

Hecha la advertencia, nos encontramos con una comedia del Oeste, pero no una spoof movie (una película paródica en la que el argumento es un vehículo para meter los sketches) sino una más estilo hermanos Farrelli (algo pasa con Mary), protagonizada por un auténtico perdedor al que su novia abandona tras acobardarse en un duelo y se acaba fijando en la chica del peligroso pistoleto Clinch Leatherwood (no me suena a nada), con la que cumplirá con todos los clichés de las comedias románticas, en una historia rodeada de golpes de humor de trazo grueso y muchas muertes gratuitas.

La película es obscena pero simpática y sirve para pasar un rato entretenido, teniendo además puntos muy graciosos, como los tronchantes cameos de Christopher Lloyd y Jamie Foxx, completamente al estilo de la casa, y los créditos iniciales, que son un claro homenaje a las grandes superproducciones del Oeste.

Pero en resumen: si te gusta el humor de "Padre de familia", ve a verla. Si no, ni con un palo.
Publicar un comentario