lunes, 10 de marzo de 2008

Electoral weekend

Plato de gambas al ajillo que no vienen a cuento.

Como todavía no tengo Intenné en casa, tengo que esperar al lunes para actualizar, y como sé que mis fieles lectores (y puede que alguno de los infieles) estarán deseando tener noticias mías, acongojados y con el corazón en un puño, ávidos de información, paso a dar el parte del fin de semana, que vino además marcado por el domingo electoral, que por si alguien no se ha enterado SPOILER ganó Zapatero SPOILER..

La noche del sábado y el viernes tuvieron en común que en ambas salí tranquilamente a dar una vueltecita, cosa que todo el mundo sabemos de qué es sinónimo, si bien, aunque se cumplió lo de llegar a casa a las tantas (tal que a las 7 de la mañana) no se cumplió lo de la gran borrachera, de hecho, confieso que tanto el viernes como el sábado llegué a casa lamentablemente sobrio. Menos mal que no soy un robot.

Siguiendo con el desestructurado y caótico relato de los hechos, paso al viernes tarde, en el que tras echar la partidilla me acerqué al centro cívico de Zorroza, donde teóricamente había actividades, la noche japonesa y tal, pero que se reducía a 4 gatos y un señor en un taller de cocina japonesa. Añado que cuesta un huevo traspasar ciertas barreras culturales y que el té de arroz me dejó el estómago hecho trizas y que esos dulces con sabor a café y alubia roja eran cuando menos desconcertantes.

Me paso al sábado a la mañana, en el que hallamos un evento algo más relevante: ya tengo ordenador. Y lo mejor, ya lo tengo montado.

Ahora, paso a explicar los pasos para comprar un ordenador y montarlo:

a) Compra el ordenador y déjalo a medio montar sobre la mesa.
b) Organiza una fiesta en tu casa.
c) Asegúrate de invitar a amigos que tengan algo de idea de montar ordenadores.
d) Mientras les enseñas la casa, dejas caer de pasada "este es el ordenador, que me lo he comprado hoy, lo tengo a medio montar..."
e) Y luego los emborrachas. Es importante que lo de darles alcohol sea después de tener el ordenador convenientemente montado. Si no, los resultados pueden ser desastrosos.

Sigamos con la desordenada narración (no es que no pueda contarlo más organizado, pero a veces toca variar el estilo) y hablaré de que el sábado aproveché para reunir a los amigos en casa, los de la cuadrilla del instituto, que todavía no habían estado, y allí pasamos la tarde, sobre todo jugando a la Nintendo Wii, lo cual me ha proporcionado unas divertidas agujetas en el brazo derecho. Estúpido Smackdown...

Ya el domingo, un poco más de tranquilidad. Por la mañana fui a ejercer mi derecho-deber de voto, y por la tarde, calmadamente en casita, la partida semanal, y luego, a ver los resultados.

Y sí, he ido escribiendo las cosas del tirón y según me pasaban por la cabeza :P
Publicar un comentario