viernes, 14 de marzo de 2008

Allá donde haya una haya se halla la aya.

No es un halla, un aya ni un allá, es un árbol.

Este blog, siempre dispuesto a luchar en pos de un correcto uso del castellano, tratará en esta ocasión el uso de dos términos lo suficientemente parecidos como para generar en muchas ocasiones confusión, como son las palabras "haya" y "halla", permitiéndonos gozar de horrores como "no creo que halla pasado nada", o "no sabemos dónde se haya Fulano".

Por una parte tenemos "haya", del verbo haber (sobre el cual ya me pronuncié con anterioridad aquí), más concretamente un presente de subjuntivo, de primera o tercera persona, aunque también es un árbol, como el que se ve en la foto, y si lo ponemos con mayúscula, una ciudad holandesa, sede del Tribunal Europeo.

En el rincón opuesto, y con calzón verde, tenemos "halla", del verbo hallar, es decir, encontrar, que se pone con ll, ya que hayar no forma parte del castellano.

Nótese que el verbo hallar es transitivo y el verbo haber es intransitivo (o, en su caso, auxiliar) y que no es tan difícil saber cuándo va cada uno, y tenemos también, aya (niñera) o el adverbio allá, que no deben ser confundidos con ninguna de las anteriores.

Y ya puestos, hago mención a 3 palabras de similar grafía pero sin acabar en a, que son "Ahí", "Hay" y "¡Ay!"

-Ahí: Adverbio, es como allá pero más cerca.
-Hay: Pariente de "haya", no porque sea un arbol, sino por ser del verbo haber, pero en indicativo.
Ay!: Interjección, lo que gritan mis ojos cuando leen según qué cosas.

Para ilustrar esta diferencia, acordaos de la frase:
"Ahí hay un hombre que dice ¡ay!".

Publicar un comentario