viernes, 13 de junio de 2008

Mundo de Demencia

Descargable aquí.

A finales de los años 90 el panorama rolero estaba prácticamente copado por el Mundo de Tinieblas, juegos de rol de temática "terrorífica", que ponía a los jugadores en el papel de vampiros, hombres-lobo, magos y demás, con increíbles poderes y tramas oscuras (aunque al final se redujera a lo mismo de siempre, ya que esto siempre depende más de los jugadores que de otra cosa) pero sin perdernos en disquisiciones diré que simplemente era el juego de moda.

Confieso además que toda esa ebullición del MdT me pilló en plena fase de veinteañero, con lo que, en efecto, era probablemente mi juego favorito. Coincidía además que eran mis inicios de usuario de Internet, y que algunos de los primeros internautas que tive ocasión de conocer, algunos de los cuales son hoy grandes amigos míos, fueron por medio de este juego.

Como ya dije, era el juego de moda, y si a algo no pueden escapar las modas, es al género de la parodia. Todo nació de una idea de Pedro J. (uno de los internautas aludidos) que comenzó con la coña de un mundo ligeramente parecido al de Tinieblas, pero con ciertos giros de tuerca, cambiando los vampiros; seres que obtienen poder de beber sangre ajena por borrachos, que lo ganan por el alcohol. Y en ese mundo no habría vampiros, momias, hombres-lobo... sino fumadores, pastilleros, borrachos, frikis...

La idea cuajó, y por mera diversión empezamos a escribir el juego de rol, tratando de hacerlo lo más parecido posible al original. En Vampiro, los personajes pueden ser de diferentes clanes, todos ellos bastante arquetípicos, con sus pros y sus contras (que si los Brujah eran unos macarras violentos, que si los Ventrue unos ricachones manipuladores, que si los Malkavian unos payasos... y pasaba lo mismo con Magos, Hombres-Lobo, Hadas... que todos tenían su sociedad dividida en clanes/tribus/órdenes/loquesea) y queríamos trasladar eso al nuestro, lo cual resultaba bastante sencillo, ya que los fumadores se dividían según su marca de tabaco, los borrachos según su tipo de bebida y las mujeres (que las había) según su color de pelo. Y no podían faltar el reflejo humorístico de los cazavampiros, cazademonios y demás émulos de Van Helsing: la Policía.

Intentamos que las facciones fueran reflejo de las reales (y por reales me refiero a las del juego original) y de ser lo más irreverentes posible, repartiendo estopa para todos y todas (y si alguien se pudiera ofender por lo que pone es que tiene un serio déficit de humor) y naturalmente, que fuera divertido de leer (eso es lo que pretendo siempre que escribo algo), aunque nunca tuvimos la intención, en principio, de publicarlo.

No pasaba de ser una coña privada, y de hecho ni siquiera estaba escrito, siendo más un cúmulo de tonterías y gracietas, hasta que en unas jornadas, en las que estaba con Pedro J. y Aitor, una noche que no había nada que hacer, salió la idea de jugar una partida de este engendro. Sorprendentemente, la idea entusiasmó a la gente, y entonces se nos ocurrió la idea de escribirlo, faneditarlo y publicarlo.

Tuvimos con ello un par de años de éxito, y llenábamos partidas (en Ponferrada llegamos a la demencia, y nunca mejor dicho, de juntar 70 jugadores en una misma partida) e incluso nos llevamos un premio, otorgado por LCJR (lista de correo de juegos de rol) a mejor juego de rol amateur 2001, y esto antes de ni siquiera haberlo publicado, y cuando por fin, en diciembre de 2001 el libro vio la luz, con el título de "Teatro Demente" (en alusión a uno de los libros de Mundo de Tinieblas titulado "Teatro de la mente") la modesta tirada que sacamos tuvo bastante buena aceptación. Y aquí debo trasladar la inmensa parte del mérito al excelente trabajo de Chusa con sus ilustraciones y de Jon con su maquetación.

Nada es para siempre, y como todas las modas, la estrella de Mundo de Demencia se acabó apagando, y cayó en el olvido, pero no para mí, claro, ya que siempre recordaré con mucho cariño esta pequeña y modesta aventura editorial en la que 5 chalados (Pedro J, Aitor, Kevin, Dani y yo) disfrutaron de una broma que llegó más lejos de lo que nunca nos habríamos imaginado.

Y el porqué de esta entrada es por este enlace que me mandaron ayer, con la noticia de que alguien va a dirigir una partida de nuestro juego en algunas jornadas de por ahí. No es la primera vez que alguien dirige alguna partida mía porque la haya visto en Internet y le haya gustado (que para eso las cuelgo) pero sí la primera vez que veo que lo hacen con nuestro juego.

Snif, lagrimilla.

Publicar un comentario