martes, 14 de julio de 2009

Like a bull

Y no es por los cuernos

Hoy tocaba revisión médica, por el tema de las oposiciones, y parece que el resultado es bueno.

Las típicas pruebas reflejos, aspirometría, optometría, audometría, ortografía... con lo más o menos previsto, pero un par de cosas sorprendentemente positivas. Anonadado me que quedado cuando me ha dicho que tenía muy bien los niveles de colesterol, acompañado de un "se nota que comes bien y equilibrado" (cuando debo admitir que, pese a los incesantes esfuerzos de mis padres, esta es una de mis espadas de Damocles) y sospechoso lo del peso, ya que la balanza arrojaba un peso de 116 kilogramos, cuando hace 3 meses, al empezar el gimnasio, pesaba 107. Y bien, vale que el músculo pesa, y algo más tengo, pero lo de tener cómodos unos pantalones que antes no osaba ponerme, no indican 9 kilos de superávit. Pero bueno, también me decían que dado mi tamaño es algo de sobrepeso pero nada de lo que preocuparse.

Así que todas las pruebas bien, sin problemas (si acaso la de soplar en el tubito, que nunca se me dio muy bien) y desde luego bastante mejor que las que me hice hace un par de años cuando entré en Diputación, que solo le faltaba a la doctora añadir "debería rematarte aquí mismo para poner fin a tu miserable existencia".

Pero parece que el gimnasio se nota, y en palabras del médico, llegaré a viejo. Con lo que habrá blog para largo.
Publicar un comentario