miércoles, 9 de noviembre de 2011

Chocaron contra un fenerbache

Katsikaris, durante el partido.

Chocó el Bilbao Basket. O le chocaron. Aunque era favorito para ganar (el Fehnerbace es, pese a su desastrosa trayectoria en esta Euroliga, muy buen equipo pero el factor cancha es importante y el Bilbao Basket llevaba ganados todos los partidos de casa), ganaron los de fuera. También es verdad que en un torneo llamado Turkish Airlines Euroleague era difícil que dejaran que un equipo turco que ha puesto tanta pasta se fuera tan pronto a la calle, por lo que el rasero de faltas hacia un equipo y otro ha sido sencillamente demencial. Está claro que no puedo ser imparcia, y que tampoco tengo mucha idea de baloncesto, pero es que de tantas aberraciones arbitrales que he visto hoy, a la fuerza en algunas habré acertado. Y tengo la convicción de que hoy los señores de naranja han sido responsables directos de la derrota del Bilbao Basket. Es lo que tiene ser el nuevo en una competición.

La clasificación, con 1-3, se complica mucho, demasiado, pero todos teníamos claro que el premio de la Euroliga consistía en jugarla. Pero jugarla siempre que nos dejen, claro. Y hoy creo que no ha sido el caso.
Publicar un comentario