lunes, 21 de noviembre de 2011

Señores que... vienen al mostrador

Un poco de quitarse el sombrero, con los tiempos que corren.

Muchas veces suelo hablar aquí de ciertos elementos indeseables que pueblan a veces el mostrador, y con los que tengo que lidiar. Que no es que sean la mayoría, ni mucho menos. Pero como son los que más ruido meten, y los más divertidos de contar, por eso dan más juego.

Hoy en cambio me voy al extremo opuesto. A la gente que de vez en cuando te sorprende agradablemente, y que te permite recuperar la fe en la humanidad. Es el caso de un señor (y en este caso merecidamente) que venía a plantear lo siguiente: "cobré la ayuda, y cuando empecé a trabajar me la quitaron, pero me han dicho que a lo mejor he cobrado algo de más. Y lo que pasa es que en breve me voy a marchar del país, y claro, si me mandáis cartas reclamándomelo, pues no me van a llegar. Y quiero dejar las cuentas saldadas y poderme marchar sin deber nada".

La verdad es que en ese momento me ha dejado un tanto descolocado, y cuando he llamado para consultar, él estaba comentando con su mujer, que le acompañaba, que le parece una buena medida que al que rechace un trabajo le corten la renta básica, pues hay mucho jeta suelto.

Además, debo mencionar que el tipo era además amable y educado, y ha insistido en dar todo tipo de facilidades, para hacer bien las cosas. Le he pedido que exponga la situación por escrito, y que lo más pronto posible se lo solucionaremos. Aunque la verdad, casi me daban ganas de decirle que no hiciera nada, y que le echaran un galgo.

Añadiré, para terminar, que el hombre en cuestión pertenecía, por decirlo a un colectivo socialmente bastante denostado. Ya sabéis, de esos que "vienen todos a robar y a chupar del bote". Me alegra ver que, como hoy, a veces me encuentro con gente que me da la razón cuando digo que no todos son así.
Publicar un comentario