sábado, 1 de febrero de 2014

10 series que...

Algunas están en ese collage, otras ni de coña.

Venga, la semana pasada contesté a lo de las películas, ahora les toca el turno a las series. Esto va de la siguiente manera, pongo 10 series de televisión que de alguna manera me hayan marcado.

No hace falta que sea buenas (aunque la mayoría de las que pongo me lo parecen), simplemente que tengan algún significado de alguna manera. Y bueno, excluyo las de animación, porque daría para hacer otra lista. Ahí van, pues mis series imprescindibles:

-THE WIRE: Esta, sin duda, saldrá en muchos rankings, y no es por casualidad. Su calidad es innegable, HBO en estado puro, y es la primera serie que me compré original en DVD. Curiosamente, la primera vez que intenté verla me pareció un coñazo.
-BATTLESTAR GALÁCTICA: Una serie que recomiendo prácticamente a todo el mundo, y aunque va de más a menos, merece muchísimo la pena. Además, es la primera serie que (por vagancia, lo admito) vi en versión original, y con la que me aficioné a verlas en inglés.
-PERDIDOS: Ninguna serie me ha llevado a los niveles de yonkismo que me llevó Lost, de la que me llegué a tragar 10 capítulos en un solo día. Además, recuerdo con cariño las quedadas de los miércoles con para hacer el Lostday.
-CÓMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE: Una serie a la que tengo un enorme cariño, y que en muchos aspectos es una lección vital, con la que además me es fácil identificarme por la edad y momento vital de sus personajes. A veces hay que ser un poco Barney para poder ser un buen Ted y acabar siendo un Marshall.
-EL COMISARIO: Fue mi serie favorita durante mucho tiempo, y es la serie española que más me gusta. Hoy es el día en que si por casualidad pongo la tele y están echando una reposición, me quedo viéndola.
-HÉROES: El mérito de esta serie está en ser la que me aficionó a ver series por Internet. Antes solo veía las que echaban por la tele, y esta fue la primera que me empecé a bajar. La primera temporada era espléndida, aunque luego se desplomó en caída libre hasta la galería de los horrores.
-V: Si una serie me ha flipado, esa es V. Creo que pertenezco a una generación de niños que fliparon con toda esa parafernalia, con los lagartos nazis, con ese maquillaje cutre, esas naves nodrizas, la imagen de Diana merendándose una rata... y si en el recreo no jugabas a "V", es porque no tenías amigos.
-AL SALIR DE CLASE: Nadie dijo que tuvieran que ser buenas, ¿vale? ASDC era una serie completamente insulsa, pero a su modo adictiva, y durante los 5 años que estuvo en emisión, fue mi pequeño ritual de sobremesa.
-DEXTER: Y si de rituales hablamos, no puedo dejar de lado Dexter. Esta serie la empecé a ver por mi cuenta, pero empecé a quedar con una amiga para verla, y a pesar de múltiples circunstancias, el pacto de ver esta serie conjuntamente ha permanecido, hasta el punto de que no concibiría ver esta serie sin esa persona. Además, la serie mola, aunque en las últimas temporadas va perdiendo fuelle.
-MISFITS: Leyendo la descripción de "Dexter", podría parecer que esa serie la veo con mi novia. Pues no, no es el caso. En cambio sí pasa eso con Misfits, que es la primera serie que empezamos a ver juntos, y la primera de la que espero que sea una larga lista de series. Y eso convierte a Misfits, la serie sobre chavales de reformatorio que adquieren superpoderes, en una serie especial.

Me dejo en el tintero series excelentes como Los Soprano (jugando en la misma liga que The Wire), Breaking Bad (todo halago sería escaso), The Shield, Community, Oz, 7 Vidas, Roma... (lista a la que tiene pinta que en un futuro se añadirá True Detective) o series que tienen también su significado, como Flashforward (como ya dije, no tienen por qué ser buenas), Verano Azul, Otherworld (por ser la serie que durante años investigué y por fin descubrí), Taller Mecánico (una serie muy viejuna, protagonizada por Antonio Ozores y Leticia Sabater en plan sex-symbol, que de niño me hacía bastante gracia), Policías: en el corazón de la calle, La casa de los líos (que veía con mi padre, mano a mano, los domingos), Sensación de vivir (que empecé a ver porque todo el mundo en el colegio hablaba de ella), Fama (pleno flipe prepúber), El coche fantástico, El superagente 86, El sheriff Lobo (que no sé ni de qué iba, pero me consta que me gustaba)... la lista podría ser muy larga.
Publicar un comentario