jueves, 27 de febrero de 2014

El bautismo dará puntos para obtener la nacionalidad

Del verbo "meterla doblada".

Con arreglo al acuerdo firmado con la Santa Sede, los inmigrantes que opten por obtener la nacionalidad española, tendrán que acreditar el respeto por la cultura española, que va "íntima e inseparablemente unida al catolicismo", en palabras del Ministro de Interior Jorge Fernández Díez, las cuáles "España es y será un país de tradición católica y es difícilmente compatible ser español con no ser católico". Esta medida no se aplicará, en principio, a los que ya tengan la nacionalidad, pero fuentes cercanas al ministro sugieren reformas en las administraciones públicas para que el bautismo sea requisito, o cuando menos mérito, para el acceso a la condición de funcionario. "No tiene sentido que haya empleados públicos que no compartan las creencias de la nación a la que sirven y representan", ha dicho el Obispo de Covarrubias, quien se mostraba muy contento con la medida, que está pendiente de su aprobación por el consejo de ministros. Por su parte, el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba ha criticado duramente este proyecto de ley por atentar contra la libertad religiosa y ha dicho que "estará en la puerta del Constitucional desde el minuto cero de su publicación en el BOE".

Esta noticia, que aclaro desde ya que es inventada, la he publicado hoy en una red social, y no han sido pocos los que han picado el anzuelo, creyendo que la noticia era real y comentándola indignados. Algunos simplemente estarían siguiendo el juego y sería una fingida indignación, pero otros se lo han creído a pies juntillas sin siquiera leer la noticia entera, ya que de hacerlo, el propio enlace lo dice que es broma. Lo gracioso es que unos cuántos han compartido la noticia como si fuera real, presumiblemente sin ser conscientes de que era una broma (y sin haber leído la noticia entera), recibiendo a su vez airados comentarios e indignadas opiniones sobre esta aberración, esta vergüenza, esta panda de sinvergüenzas.

Y sí, es cierto que la noticia, aunque burrada, es una burrada por desgracia verosímil, y que de esta panda de teócratas que nos gobiernan cabe esperarse cualquier cosa. Incluso no descartaría que realmente Jorge Fernández opine así. Pero hasta donde yo sé, al menos hasta ahora nunca se ha atrevido a manifestarse en público. En cualquier caso, la noticia es falsa y la moraleja, que antes de lanzarse a opinar hay que asegurarse de las fuentes, no hay que dar nada por hecho y sobre todo, es peligroso emitir juicios de valor a golpe de titular.
Publicar un comentario