viernes, 13 de diciembre de 2013

The Walking Dead (videojuego)

 
A veces los zombis serán, como en el cómic, el menor de los problemas.

Inspirado en el cómid de Kirkman, y absorbiendo de una forma perfecta su espíritu, Telltale se saca de la manga esta verdadera maravilla en la que nos pone en la piel de un superviviente al holocausto zombi, que trata de sobrevivir y de ayudar a otros a hacer lo mismo. Por el camino Lee se irá encontrando con gente que le ayudará o entorpecerá, algunos de los cuáles se acabarán convirtiendo en amigos, otros en enemigos, y otros sufrirán un horrible destino.

 
Lee Everett es el protagonista de la historia. 

El juego sigue el formato de las aventuras gráficas, de point&click, moviendo el puntero del ratón para inspeccionar objetos y personajes, o para interactaur con ellos, aunque a diferencia de otros juegos del género, no posee puzles demasiado complicados, y el peligro de quedarse atascado es prácticamente nulo. Además, las pocas escenas de acción que tiene (estilo haz click con el icono de la pistola sobre el icono del zombi antes de que te devore) no son demasiado complicadas, y aunque hay alguna que te puede matar y obligarte a repetir la escena, sobre todo si te pilla imprevisto, no suelen suponer tampoco un obstáculo muy grande.

Pero esto no significa que sea un juego fácil.


Las decisiones que tomemos tendrán sus consecuencias. 

El mundo de Walking Dead es duro; los peligros acechan a cada esquina, los recursos son reducidos y la gente vive al límite, y no siempre se lleva bien, lo que significa que a veces tendrás que tomar decisiones, y algunas de ellas muy duras. A veces puede suponer que tengas que tomar partido en una discusión, lo que puede hacer que pierdas un aliado, y otras puedes tener que decidir en cuestión de segundos a quién salvar.  Y la gracia está en que en esos momentos críticos, como en la vida real, el tiempo para responder o reaccionar es limitado. Naturalmente, también puedes optar por no hacer nada, pero todo tiene consecuencias.

Y ese es precisamente uno de los puntos fuertes del juego, que la historia se va desenvolviendo en función de las decisiones que tomas, y la mayoría de las veces no hay decisiones "buenas" ni "malas", simplemente decisiones. Y da una gran sensación de consistencia ver cómo una decisión, en apariencia irrelevante, que tomaste hacia el principio del juego, puede tener consecuencias drásticas mucho más adelante.

Clementine, directa al ranking de personajes adorables de videojuego.

Los personajes son el otro gran factor fuerte de The Walking Dead, donde nadie pasa desapercibido, y es difícil que un personaje no te inspire ningún tipo de sentimiento, tanto si es odio como simpatía, o lástima, o miedo. El estilo gráfico tirando al dibujo animado, y la expresividad de los personajes ayuda mucho en este sentido, y veo muy difícil no acabar empatizando con Lee, el protagonista, y prácticamente imposible no encariñarse con la adorable Clementine.

¡Y el 17 de diciembre, segunda temporada!

Para darle un toque más serial al videojuego, este está dividido en episodios, cada uno de ellos con sus créditos, su trailer y su "en el capítulo anterior", que consigue dar la sensación también de estar viendo una serie de televisión. Cada episodio puede ser jugado de forma autónoma, aunque dependerá de lo que hayamos hecho en los anteriores, y salvo rejugabilidad, sería una locura ponerse a jugar un episodio sin haber jugado lo de antes. Y como curiosidad, al acabar cada episodio, el juego te dice cuáles han sido las decisiones clave que has tomado, y qué porcentaje de jugadores se inclinó por tu opción o por la otra. 

Espero con ansia la secuela de este juego, que me ha entusiasmado, y que es de lo mejor que he podido jugar en mucho tiempo. Además es cortito, y no rquiere una grandísima inversión de horas. Eso sí, hay partes en las que, por su crueldad, me dieron ganas de pedir cadena perpetua revisable para los cabrones de los guionistas.
Publicar un comentario