sábado, 13 de junio de 2009

Clubeando, habemus lonja.

El local del mal.

Hace un año por estas fechas contaba que había dejado el club, ya que no iba nunca, y no me merecía la pena. Hoy abro la entrada para decir que me he apuntado a otro, con un grupo de roleros, y ayer mismo nos dieron las llaves del local, donde con un poco de suerte podré jugar, ya que lo importante no es solo el sitio en el que jugar, sino la gente con la que jugar. En casa juego más cómodo, y la tengo ya pagada, pero es que, leñe, precisamente el rol es una cosa a la que uno no puede jugar solo, salvo que se padezca algún tipo de trastorno de personalidad múltiple. Y de momento yo no padezco de eso. Y yo tampoco.

El peligro es el casero, que parece un pájaro de cuidado, que tiene pinta de querer meternos goles por donde pueda (y tampoco nada nos garantiza que no nos lo vaya a meter), al que ya tuvimos que insistir para que quitara un par de cláusulas abusivas del contrato (derramas, reparaciones que no fueran por culpa nuestra...) y aguantar que me dijera "esto es lo típico, cómo se nota que no tienes ni idea de esto". Vale, pues no tendré ni idea de leyes, ni de alquileres, no seré yo quien le rompa la ilusión. Afortunadamente, aunque a regañadientes, lo ha quitado.

Pero bueno, habrá que estar al tanto, ya que este individuo me parece poco de fiar. No parece muy versado en leyes, pero sí parece tener el culo pelado de alquileres y chanchullos, y no pretendo caer en el error de creerme más listo que él. Pero bueno, no es más que un local en el que jugar, y donde realmente importa, que es en casa, sí tengo unos caseros que, ojalá todos fueran como ellos, de verdad.

En cuanto a la lonja que hemos cogido, realmente grande, y con muchas posibilidades, ubicada en Luzarra (Deusto) y con la sana intención por mi parte, de recuperar el espíritu del viejo club, y que no sea un sitio al que simplemente vayas, juegues la partida y te marches, sino un punto de encuentro, y un lugar al que poder ir a pasar la tarde.

Ya veremos qué tal sale.
Publicar un comentario