miércoles, 10 de junio de 2009

Portal

This hole is a lie too

De un plumazo presumo de haberme pasado este juego, a la vez que hablo del que es uno de los juegos imprescindibles, y de lo mejor en su género.

¿Cómo definir Postal? En apariencia es un primera persona, con el motor físico del Half-Life 2 (es decir, la bomba), y en desarrollo es un juego de puzzles, con un argumento simple pero divertidísimo, y una dificultad gradual, que va avanzando a cada pantalla, aunque sin llegar a ser frustrante.

Si me lo he podido pasar yo, es que no es tan difícil.

Pantallazo

El juego se basa en el arma que lleva la protagonista, un rifle que dispara portales; uno naranja y otro azul, de forma que del azul siempre iremos al azul, y del azul al naranja, con lo que podemos ir a prácticamente cualquier parte del mapeado, y precisamente en eso consisten los puzzles del juego. "Tengo que poner un portal en esa pared para llegar luego a esa otra y, aprovechando la inercia de la caída, plantarme en aquel interruptor".

Este gráfico lo explica mejor

Como viene siendo habitual en este tipo de juegos, el problema viene con los atascos, cuando te plantas en una pantalla sin saber qué hacer, lo pruebas todo y no hay manera. A mí me pasó, hace meses, la primera vez que jugué a Portal (miento, me pasó dos veces, pero la primera vez fui tan lamentable que me atasqué antes de coger el rifle de portales) me atasqué de forma terrible, y como no podía ser de otra manera, cuando volví a jugarlo me pasé esa pantalla casi sin darme cuenta, y el resto del juego casi del tirón.

La verdad es que no soy muy amigo de este tipo de juegos, pero la ambientación y el sentido del humor, sobre todo de la voz computerizada que nos acompaña durante toda la partida, a veces desternillante, me daba fuerzas para seguir. No olvidaré aquel "en la siguiente prueba debe evitar tocar el agua, si lo hace le restaremos 5 puntos, y después le mataremos", o ese "te has portado mal, ahora te mataré, y además te quedarás sin tarta".

The cake is a lie, the cake is a lie!

En definitiva, Portal es un juego fresco, cortito y sobre todo barato (también viene incluido en el pack Orange Box de Valve, la cual debería adquirir todo aquel al que le gusten los videojuegos) y que si ha sido capaz de gustar a un jugador que, como yo, odia a muerte los juegos de pensar, ¿qué no hará a los que disfruten con este género?

Y de propina, un video con la pegadiza canción del final de Portal.

Si reconoces a la cantante, probablemente sea porque eres demasiado friki.

Publicar un comentario