viernes, 26 de junio de 2009

Karting

La pista
Ayer me fui con unos amigos a la pista de karts de Ballonti (Portugalete), y diría que a echar unas carreras, pero sería más acertado decir que yo iba a conducir un kart (y por conducir me refiero a "chocar el menor número de veces posible") mientras mis amigos echaban carreras. Y es que pasar de 100 kilos es lo que tiene, que salvo en cuesta abajo, el minibólido sufre.

Algo así era yo en el kart

La experiencia (aunque ya lo había probado años atrás en Logroño) fue muy divertida, con su sensación de velocidad, tomar una curva a toda hostia y evitar pegarte la ídem, los adelantamientos... El único pero, que tiene toda la pinta de que están acostumbrados a tratar con clientes niñatos y que van a hacer el chorra, sobre todo el que estaba en control, que después de que yo perdiera el mismo en una curva y me chocara, me viene y me dice, como quien regaña a un niño "primer aviso, al segundo te vas a la calle". Igual se cree el muy gilipollas que me choco porque me apetece ¬¬

Pero lo malo no es solo eso, sino que al acabar la carrera le dije que su actitud me había molestado, y no se bajaba de su chulería, y no era capaz de entender que no puedes tratar a clientes adultos que respetan las normas igual que a críos que van a hacer el tonto, porque no es que me regañara a mí, es que lo hizo con todos, y en parecidas circunstancias. Así que muy divertida la experiencia, pero si repito karting será, a poder ser, en otro sitio.

Publicar un comentario