miércoles, 24 de junio de 2009

Genial (juego de mesa)

Componentes del juego

Genial es un juego de tablero del alemán Reiner Knizia (entre otros, Modern Art), y que aunque a priori contaría con todos los elementos para no gustarme, es más para ser del tipo de juegos que odio, por alguna extraña razón me gsta, lo que es indcativo de su calidad (no porque me guste a mí, sino porque es capaz de gustar a detractores del género)

¿Y por qué no habría de gustarme? Veamos, el Genial es un juego de puzzle totalmente abstracto, en el que el tema es inexistente, y se limita a colocar piezas de colorines en un tablero, a fin de combinarlas y optimizar puntos. Es del tipo de juegos en los que, por alguna extraña razón, me aburro siempre, y a pesar de eso gano (suena inmodesto, pero es cierto que hay un pequeño Rainman dentro de mí para este tipo de juegos), pero el Genial debo decir que consigue, no me preguntéis por qué, ser divertido.

La mecánica del juego podría recordar lejanamente al dominó, ya que manejas una mano de fichas de dos lados, que tienes que tratar de encajar en el tablero, en función de las demás, y algunas son dobles, aunque bueno, lo cierto es que ahí acaba todo parecido. En primer lugar, lo de que sea hexagonal lo cambia bastante la cosa. El espacio es limitado, y no se puede colocar allende los límites del tablero.

Para ganar, como suele ser habitual, hay que lograr el máximo número de puntos posibles, para lo que hay que crear líneas de colores, aprovechando lo que ya hay en la mesa, y claro, todos los jugadores (por turnos, eso sí) se pueden aprovechar de lo que hayan colocados sus oponentes. Y tienes 6 casilleros de puntos, uno por cada color, y como es obvio, cuando haces líneas de un color, puntúas ese color.

La partida acaba cuando el tablero está lleno, o no queden movimientos legales, y en ese momento gana el jugador cuyo peor casillero sea mejor. Es decir, que si A tiene 18 punos en todos sus casilleros menos en uno, donde tiene un punto, y B tiene 2 puntos en todos sus casilleros, ganaría B. Por tato, es imprescindible tener todos los casilleros bien nutridos, y un descuido en este aspecto puede ser fatal. Además, nuestros amables oponentes se encargarán de atacar a nuestro eslabón más débil, taponando el color que tengamos más desasistido.

¡18, genial!

El tope de puntos que se puede atesorar en cada casillero es de 18, pero cada vez que en uno lleguemos a la cifra mágica podremos gritar "genial", y hacer un doble turno, que con un poco de maña y combinaciones de geniales puede ser incluso triple, cuádruple, y más allá.

En definitiva, Genial es un juego dinámico, ameno, fácl de aprender, rápido de jugar (no más de 45 minutos) y con un cierto punto adictivo.

Recomendado. (y disponible en Chezgarcía)

Publicar un comentario