viernes, 21 de mayo de 2010

2084 - Capítulo 5


Estaba claro, ya no había vuelta atrás. Me hallaba inmerso de cuerpo entero y ya no había salida. Hacia delante, nunca hacia atrás. De pronto me había metido en una lucha en la que no tenía ni idea de qué hacer ni de a qué me enfrentaba exactamente, una lucha en la que nada me garantizaba el éxito, porque ni siquiera sabía en qué consistía exactamente ese éxito.

En cambio, lo que sí tenía claro es a lo que renunciaba. Renunciaba a una vida relativamente cómoda, seguridad y prestigio social. En definitiva, con mis necesidades cubiertas. Y me exponía a una muerte, o a destinos peores. Los rumores acerca de los "expedientes sancionadores" eran cuando menos siniestros, y visto lo visto, resultaban trágicamente creíbles.

Sabía que si me iba a casa y denunciaba a estos rebeldes, ganaría un montón de puntos, y me garantizaría una posición privilegiada, y además, eran unos completos desconocidos a los que no hacía ni media hora que me habían presentado. Entonces, ¿por qué no quería hacerlo? Sabía que estaba cometiendo la mayor de las estupideces, pero me sentía uno de ellos, y sentía la necesidad de correr cualquier riesgo por ellos. Pero aún me quedaba un poso de duda. ¿Lo hacía por ellos, lo hacía por mí, o lo hacía para compensar que no fuera capaz de hacerlo por Tammy? ¿O es que tal vez no tenía mis necesidades tan cubiertas como pensaba? Al menos no todas.

En cualquier caso, decidí quedarme. Jack nos explicó en la reunión los objetivos; era imposible hacer grandes cosas siendo apenas una decena, pero la suma de muchas pequeñas cosas podía convertirse en algo grande. Jack nos habló de otros grupos, e incluso nos habló de una gran Resistencia, de movimientos en otras ciudades. No estábamos solos, no éramos los únicos que queríamos cambiar el orden de las cosas. La ONU nos ofrecía una Terraformación que no llegaría nunca, porque no quería que cambiara. Instauraba un reino de terror y lo vestía con seda. Ofrecía libertad, pero era falsa, y a los que se oponían, a los que nos oponíamos, nos llamaba "terroristas".


Capítulo 6
Publicar un comentario