sábado, 22 de mayo de 2010

Robin Hood

Buscando al Bufón de Nottingham

Este año parece que la cosa va de pasar al cine clásicos de la literatura universal. Sherlock Holmes, Alicia en el País de las Maravillas y ahora Ridley Scott nos trae esta visión del arquero más famoso de Inglaterra, que robaba a los ricos para repartirlo entre los más desfavorecidos.

Aunque esta vez la historia nos hablará de un poco antes, de cómo Robin Longstride se convirtió en Robin Hood después de haber ayudado al Rey de Inglaterra de las inquinas del Rey Felipe de Francia.

Eché en falta, no lo niego, más caña a la vertiende bandolera de Robin Hood, pero lo que buscaba era una película de acción a raudales, y desde luego acción no le falta, con peleas y batallas en las que la sangre y las flechas correrán por doquier, así que no salí decepcionado. Si bien, me evocaba más a William Wallace que al arquero de Walter Scott. Pero aparte de eso, una película honesta que da lo que promete, con un reparto repleto de caras conocidas. Aparte de Russel Crowe de protagonista tenemos a Kate Galadriel Blanchett en el papel de Lady Marian, Mark Strong (el malo de Sherlock Holmes) como malo de la película (curiosa coincidencia, la película va sobre una isla en la que elmalo es un calvo con una cicatriz en la cara), Max Von Sydow, como Sir Loxley y Oscar Isaac (Orestes en Ágora) como el pérfido Juan sin Tierra.

No me entusiasmó tanto, confieso, como la versión de Costner, pero cierto es que aquella la vi con 15 años, y ésta con 32. Pero sin duda, sigue sin ser tan divertida como la más divertida de las películas de Robin Hood: la versón Disney.
Publicar un comentario