viernes, 3 de octubre de 2014

Falsas citas del futuro

Si lo dice Internet, ¿quién soy yo para desmentir a la muchacha? 

Seguro que muchas veces habéis oído la célebre cita de Churchill en la que acusa a los fascistas del futuro de llamarse a sí mismo antifascistas, o el emotivo poema de Bertold Brecht "cuando vengan a por mí". Seguro que puedo afirmar que quien no haya visto nunca la cara de Paulo Coello en un meme con alguna frase más o menos profunda, es porque se mete poco en Internet, y quien más, quien menos, todo el mundo ha oído la famosísima frase de Che Guevara "prefiero morir de pie que vivir de rodillas".

Todas ellas tienen en común que son mentira, que no las pronunció la persona a la que se atribuyen (la frase de la foto, por ejemplo, no es de Scarlett Johansson, es de Natalie Portman) o directamente nunca existieron. Pero el internauta promedio (ese extraño ser) tiende a creerse todo lo que lee por ahí, sin someterlo a espíritu crítico. Y con especial énfasis se dedica a compartir todo lo que llega a su ordenador sin tener en cuenta esa incómoda variable que es la verdad (y al artículo de los ciberlinchamientos me remito).

Así, movido por la curiosidad experimental, y ciertas ganas de hacer el troll, creé allá por febrero el blog "Falsas citas del futuro", donde cada día aparece un famoso diciendo una frase que jamás pronunció (y si resulta que sí la dijo, es por confusión), yendo entre las frases falsas clásicas o las inventadas, algunas absurdas (como aquella en la que imbuía de fanatismo religioso a una declarada atea como es Keira Knightley) y otras más o menos creíbles. Algunas más o menos inofensivas, otras con un poco más de bala.

A esto se le suma una labor de difusión, dejando caer por aquí y por allá algunas de las perlas, y con el tiempo toca sacudir el árbol para recoger los frutos.

Él nunca dijo eso. Si lo piensa o no, ahí ya no me meto.

Estas polémicas declaraciones de Rouco Varela, se hicieron eco por algunas redes sociales (un eco pequeñito, no se me vayan a pensar que soy Orson Welles) y rebuscando he podido ver respuestas airadas e indignadas por Twitter. Al menos aquí, aquí y aquí.

Sin duda, el experimento había sido un éxito. Ahora lo que toca es pedir disculpas a quien haya podido sentirse ofendido, y si a alguien le molesta alguna de las frases, no tendré ningún problema en quitarla... y adjudicarsela a cualquier personaje histórico, claro. No por falso será menos creíble. Lo que quiero no es recordar al señor internauta medio que no es bueno creerse todo a pies juntillas solo porque nos lo diga la pantalla del ordenador.

Para todo lo demás, recordad las sabias palabras de esta sabia mujer:

Publicar un comentario